12 buenas prácticas en gobierno corporativo y la era digital

12 buenas prácticas en gobierno corporativo y la era digital

El futuro está aquí y ahora. El gobierno corporativo es una herramienta para aumentar la competitividad, especialmente en la era digital.

“Cualquier sistema en el que los seres humanos estén involucrados será en algún momento interrumpido por el error. Las organizaciones se distinguen no por eliminar la posibilidad de error, sino por manejar el error inevitable”.

La era digital ha abierto nuevas oportunidades para reinventar los modelos de negocio y transformar las interacciones con los clientes. Esto tiene tanto grandes potenciales como riesgos para los negocios. Tomando en cuenta que la base de información de datos es predominantemente electrónica, las compañías deben asumir que pueden ocurrir fallas en los sistemas informáticos, ataques cibernéticos e incluso desastres naturales.

Este panorama es doblemente importante en aquellos negocios que manejan data relevante de sus usuarios como cuentas bancarias, pólizas de seguro, registros médicos, historiales de crédito, etc.

Como compañías responsables, es necesario tomar todas las medidas preventivas, incluyendo un plan de contingencia y una estructura de respaldo y/o recuperación rápida. Igualmente importante en la era de las redes sociales es mantener a los stakeholders informados todo el tiempo, a través de todas las formas de comunicación. Finalmente, también es importante una ruta de acción que pueda implementarse rápidamente en caso de fallas.

Los planes de contingencia en caso de fallas digitales no son relativos solo al área de informática, son tema de los gobiernos corporativos, ya que, en una era digital, son parte fundamental de la gestión de riesgo.

Los retos del gobierno corporativo

La buena gobernanza es un imperativo empresarial en relación a diferentes aspectos como:

  • Obtener capital.
  • Asegurar la deuda.
  • Atraer y mantener a directores talentosos y calificados.
  • Satisfacer las demandas y expectativas de los accionistas y stakeholders.
  • Prevención y gestión de riesgos
  • Estar preparado para una posible adquisición/salida o próxima fase de crecimiento.

Estas son las presiones habituales que enfrentan todas las organizaciones.

Presiones que enfrentan las empresas

Las cinco reglas de oro de las mejores prácticas de gobierno corporativo son:

  1. Ética: una base claramente íntegra para el negocio.
  2. Alinear los objetivos de negocio: metas apropiadas, a través de la creación de un modelo adecuado de toma de decisiones de las partes interesadas.
  3. Gestión estratégica: un proceso de estrategia eficaz que incorpore el valor de los grupos de interés, avance hacia los objetivos planteados y minimice los riesgos detectados.
  4. Organización: una entidad apropiadamente estructurada para realizar un buen gobierno corporativo.
  5. Presentación de informes: sistemas de presentación de reportes estructurados para proporcionar transparencia y rendición de cuentas.

Buenas prácticas en gobierno corporativo

Romeo L. Bernardo es consejero para múltiples juntas directivas; su labor es altamente reconocida en múltiples empresas de Filipinas como la familia de fondos ALFM, Banco de las Islas Filipinas (BPI), Globe Telecom, National Reinsurance Corporation of the Philippines y Trans-Asia Petroleum Corporation, entre muchas otras.

Bernardo destacó doce puntos sobre el gobierno corporativo en la era digital de BPI en el Business World Online:

  1. En BPI, cuando se habla de “gobierno corporativo”, se va más allá de las reglas formales que establecen la supervisión de la Junta y la política de definir sus responsabilidades. Todo se trata de nutrir una cultura de integridad, equidad, responsabilidad y transparencia organizada por la Junta, su administración y todos los colaboradores.
  2. De acuerdo con esto, el Consejo garantiza, ante todo, que las prácticas de gobierno corporativo de BPI sean coherentes con las orientaciones de la Comisión de Bolsa y Valores, y la Bolsa de Comercio en el fortalecimiento de la gobernanza empresarial. En octubre de 2016, BPI fue reconocido con el Premio Inaugural a los Inversores Institucionales de Gobierno Corporativo.
  3. El buen gobierno corporativo es, en última instancia, responsabilidad del Consejo. Por eso la frase “las empresas no fallan, las juntas lo hacen” es muy cierta.
  4. La presencia de Consejeros Independientes en la Junta contribuye a asegurar el ejercicio de un juicio imparcial sobre los asuntos corporativos y la supervisión adecuada del desempeño gerencial, las transacciones con partes relacionadas y posibles conflictos de interés. Actualmente, en su Junta del 2017, siete de los quince directores son clasificados como independientes, excediendo el mínimo requisito regulatorio para tener al menos el 20 por ciento de los miembros del directorio, y la recomendación de que las compañías que cotizan en bolsa tengan por lo menos el 33 por ciento.
  5. El Comité de Nombramientos asegura que haya diversidad en el consejo en términos de género, edad, antecedentes culturales, educación, experiencia profesional, habilidades, conocimiento, tiempo de servicio.
  6. Igualmente importante en la política de diversidad es la representación de la mujer. Hasta la fecha, la marca tiene cuatro directoras, que representan el 27 por ciento de los miembros de la Junta Directiva.
  7. BPI toma muy en serio la gestión del riesgo, la auditoría y el control internos. De hecho, la gestión de riesgos (digitales y físicos) está en el centro del gobierno corporativo de un banco. Tanto este comité como el de auditoría están presididos por directores independientes que han tenido carreras bancarias destacadas y que culminaron en ser CEOs de sus respectivos bancos.
  8. La Junta y los comités participan activamente en la prestación de servicios de orientación estratégica, apetito de riesgo y métricas de riesgo (operacionales, de mercado, de liquidez, reglamentarias, de reputación, etcétera), auditorías habituales, revisiones de adecuación de capital y supervisión de urgentes “cuestiones del día”, por ejemplo, lucha contra el lavado de dinero,riesgo cibernético, tecnologías, protección al consumidor, etc.
  9. En todos los casos, la supervisión de la Junta va mucho más allá de mantener los intereses de los depositantes, de otras partes interesadas, ​​y proteger la reputación del banco. Un ejemplo es la política de cero tolerancia para el fraude y la delincuencia financiera, ya sea externa o interna.
  10. Otro ejemplo de esta mentalidad de debida diligencia y gestión de riesgos que ha salvado al banco de pérdidas es la siguiente: en la crisis financiera mundial hace una década, BPI era el único gran banco local que tenía cero posesiones internacionales de valores de alto riesgo. Esto es lo que dijo un director del consejo sobre una propuesta para comprar valores Lehman: “No me importa si están clasificadas como triple A nominal. Si no lo entendemos, no lo compramos“. ¿Recuerdas la cinta The Big Short?

  1. El banco cuenta con un Código de Conducta derivado del Credo BPI y Valores Fundamentales. Estos se alinean con las iniciativas globales claves que promueven prácticas de negocio responsables. La empresa tiene reglas detalladas sobre conflictos de intereses, política de las denuncias internas y transacciones con partes relacionadas. Aunque estos códigos son importantes, lo fundamental es internalizarlos como valores y cultura.
  2. El buen gobierno corporativo también proporciona rendimientos netos. Para BPI, ha contribuido con un precio para valor contable y un ROE que ha liderado constantemente la industria.

Fuente: http://www.expoknews.com

Otras Fuentes

http://sirse.info
A través de "Otras fuentes" publicamos artículos relacionados de otros medios, notas de prensa, o artículos de usuarios no registrados en sirse.info
Otras Fuentes
Categorias: Internacional, Noticias

Escribir Comentario

<