5 mitos de la arquitectura sustentable

5 mitos de la arquitectura sustentable

Rompemos cinco mitos que hay en torno a la arquitectura sustentable

A diario se construyen en todo el mundo edificaciones; la arquitectura e ingeniería, como cualquier otra materia, evolucionan, y en la última década la arquitectura sustentable ha cobrado tanta importancia que encontramos cada vez más, grandes complejos que buscan reducir su impacto y estar en armonía con el medio ambiente.

Un proyecto de arquitectura sustentable tiene menor impacto en la naturaleza y puede mejorar la calidad de vida de los ocupantes: reduce los niveles de estrés y mejora la relación con la naturaleza; sin embargo, hay muchos mitos de la arquitectura sustentable que impiden el desarrollo de más construcciones cotidianas de este tipo.

Para generar un proyecto de tipo sustentable se deben tomar en cuenta distintas variables de la región donde será ubicada la construcción, tales como las precipitaciones, el terreno y las construcciones circundantes.

Una característica fundamental de las construcciones sustentables es que buscan aprovechar al máximo los recursos naturales al alcance para la generación de energía, como viento o luz solar, además, si se encuentran en zonas húmedas se puede captar el agua de lluvia, así como tener sistemas de tratamiento de aguas residuales para utilizarlas en el mantenimiento del jardín, la limpieza o los inodoros.

Hay quienes van más allá e integran a la construcción un huerto urbano o familiar para autoabastecerse, todo depende de las necesidades y posibilidades del lugar y de los habitantes u ocupantes.

A continuación te compartimos cinco mitos de la arquitectura sustentable que giran en torno al costo, la complejidad y el diseño de esta forma de construcción.

5 Mitos de la arquitectura sustentable

MITO 1.- Los materiales son costosos e inusuales.

Uno de los principios de la arquitectura sustentable es utilizar materiales locales para así evitar la emisión de gases contaminantes de la transportación y fomentar el comercio local. Preferentemente se buscan materiales que puedan recuperarse y reutilizarse o reciclarse, ambos casos implican ser, la mayoría de las ocasiones, una opción más económica.

Para la búsqueda de materiales es necesario considerar la durabilidad de los mismos, ya que se pretende su permanencia en el tiempo, además no deben de contener productos contaminantes o nocivos para la salud y el medio ambiente.

MITO 2.- Los edificios utilizan tecnología costosa y compleja.

De acuerdo con profesionales dedicados a este tipo de construcción, un proyecto sustentable puede significar un aumento del 12 al 20 por ciento en el presupuesto comparado con uno tradicional, sin embargo hay un retorno de la inversión que se percibe de los cuatro a los ocho años.

Para construir de forma sustentable no es necesario contar con tecnología compleja y costosa, se trata de aprovechar al máximo los recursos: la dirección de los vientos, la trayectoria del sol, las condiciones ambientales, el tipo de clima, para evitar así colocar modelos complejos a nivel energético.

MITO 3.- La sustentabilidad para casas, oficinas y escuelas es la misma.

Una vivienda tiene un desgaste distinto al de una escuela, o el de una empresa, es necesario evaluar las necesidades tanto del sitio como de los ocupantes del lugar, para determinar los sistemas de eficiencia más adecuados.

Incluso dentro de construcciones del mismo tipo se deben de considerar aspectos topográficos y climatológicos para llegar a las mejores soluciones en temas de sustentabilidad.

MITO 4.- El diseño de estos edificios es extravagante o raro.

Si bien muchos de los edificios más modernos que presumen ser sustentables muestran un diseño innovador y llamativo, no todas las construcciones que apuesten por este sistema tienen que ser extravagantes.

Existen casas, edificios, escuelas, museos o comercios con diseños tradicionales que cuidan el medio ambiente y cuentan con sistemas de aprovechamiento de agua o energía, el diseño arquitectónico lo elige el propietario.

MITO 5.- Se requiere mucho mantenimiento.

Para desmitificar esta afirmación es necesario regresar al mito uno, donde se menciona la importancia de adquirir y colocar materiales de alta durabilidad, de esta forma el mantenimiento no es tan continuo.

Vale la pena contar con materiales y sistemas de calidad, con certificación ambiental y garantía de buen funcionamiento. Cada modelo tiene un tipo de mantenimiento distinto, mismo que se puede elegir dependiendo de las posibilidades del usuario.

Estos son algunos de los mitos más comunes que giran en torno a la arquitectura sustentable, muchas de las construcciones emblemáticas caen en ellos, sin embargo no es ni fundamental ni la única forma de hacerlo.

Fuente: https://www.expoknews.com

Otras Fuentes

Otras Fuentes

http://sirse.info
A través de "Otras fuentes" publicamos artículos relacionados de otros medios, notas de prensa, o artículos de usuarios no registrados en sirse.info
Otras Fuentes
Categorias: Internacional, Noticias

Escribir Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.
Campos Obligatorios*