7 conclusiones del Reporte de Desarrollo Sostenible 2019

7 conclusiones del Reporte de Desarrollo Sostenible 2019

El reporte de Desarrollo Sostenible 2019 presenta las métricas más actualizadas para medir el desempeño de los países en los ODS.

Las tendencias se presentan a nivel de objetivos para setenta y cinco indicadores individuales.

El mundo necesita invertir más recursos en datos oportunos, incluidos los de tiempo real.

En este tiempo se presentan oportunidades en las tecnologías modernas para el monitoreo de muchos objetivos.

El reporte de Desarrollo Sostenible 2019, presenta un Índice y Tableros actualizados con una evaluación refinada de la distancia que existe entre los países y a las metas de los ODS.

Se han incluido nuevos indicadores, principalmente para refinar la selección de estos sobre agricultura, dietas, igualdad de género y libertad de expresión.

Hallazgos clave del reporte de Desarrollo Sostenible 2019

El reporte de Desarrollo Sostenible 2019 genera siete hallazgos clave:

1. El compromiso político de alto nivel con los ODS no cumple con las promesas

En septiembre de 2019, los jefes de estado y los gobiernos se reunirán por primera vez de forma presencial en la ONU en Nueva York, esta cita tiene como finalidad revisar el avance de sus promesas realizadas cuatro años después de la adopción de la Agenda 2030.

Sin embargo, el análisis muestra que muchos no han tomado los pasos críticos para implementar los ODS.

De los cuarenta y tres países encuestados sobre los esfuerzos de implementación de los ODS, —incluidos todos los del G20 y aquellos con una población superior a los 100 millones—, treinta y tres países han respaldado los ODS en declaraciones oficiales desde el 1 de enero de 2018.

No obstante, sólo en 18 de ellos se mencionan los documentos del presupuesto central los ODS.

Esta brecha entre la retórica y la acción debe ser cerrada.

2. Los ODS pueden operarse a través de seis transformaciones de los ODS

La implementación de los ODS se puede organizar a través de las siguientes transformaciones:

1. Educación, género y desigualdad.

2. Salud, bienestar y demografía.

3. Descarbonización energética e industria sostenible.

4. Alimento sostenible, tierra, agua, océanos.

5. Ciudades y comunidades sostenibles.

6. Revolución digital para el desarrollo sostenible.

Las transformaciones respetan las fuertes interdependencias entre los ODS, y pueden ser operativas por partes bien definidas de los gobiernos en colaboración con la sociedad civil, las empresas y otras partes interesadas.

Deben estar respaldados y guiados por los principios de no dejar a nadie atrás y separar del uso de recursos del bienestar humano.

3. Las tendencias sobre el clima (ODS 13) y la biodiversidad (ODS 14 y ODS 15) son alarmantes

En promedio, los países obtienen sus peores puntuaciones en ODS 13 (acción por el clima), ODS 14 (vida bajo el agua) y ODS 15 (vida en la tierra).

Ningún país obtiene una «calificación verde» (sinónimo de ODS alcanzado) en ODS 14 (vida bajo el agua).

Las tendencias en las emisiones de gases de efecto invernadero y, más aún, en las especies amenazadas, se están moviendo en la dirección equivocada.

4. El uso sostenible de la tierra y las dietas saludables requieren intervenciones integradas de políticas de agricultura, clima y salud

El uso de la tierra y la producción de alimentos no satisfacen las necesidades de las personas.

La agricultura destruye los bosques y la biodiversidad, desperdicia el agua y libera una cuarta parte de las emisiones globales de gases de efecto invernadero.

En total, el 78% de las naciones del mundo de las que se tienen datos disponibles, obtienen una «calificación roja» (sinónimo del desafío principal de los ODS) sobre la gestión sostenible de nitrógeno; el mayor número de «calificaciones rojas» en todos los indicadores incluidos en el informe.

Al mismo tiempo, se desperdicia un tercio de los alimentos, 800 millones de personas todavía sufren desnutrición, 2 mil millones son deficientes en micronutrientes y la obesidad está aumentando.

Se requieren transformaciones hacia un uso sostenible de la tierra y sistemas alimentarios, lo que tiene como propósito equilibrar la agricultura y la silvicultura eficientes y resistentes con la conservación, así como con la restauración de la biodiversidad.

5. Los países de altos ingresos generan grandes efectos de desbordamiento ambiental y socioeconómico

La implementación nacional de los ODS no debe socavar la capacidad de otros países para alcanzar los objetivos.

La demanda internacional de aceite de palma y otros productos básicos alimenta la deforestación tropical.

Los paraísos fiscales y el secreto bancario debilitan la capacidad de otros países para aumentar los ingresos públicos necesarios para financiar los ODS.

La tolerancia a las normas laborales deficientes en las cadenas de suministro internacionales perjudica a los pobres, y en particular a las mujeres en muchos países en desarrollo.

La nueva evidencia presentada en este informe muestra que los países de altos ingresos generan impactos negativos en los accidentes fatales en el trabajo; situación que se presenta al importar productos y servicios de países de bajos y medianos ingresos que tienen estándares y condiciones laborales deficientes.

6. Los derechos humanos y la libertad de expresión están en peligro en muchos países

Bajo el ODS 16 (Paz, justicia e instituciones fuertes), las instituciones justas y transparentes son reconocidas como objetivos en sí mismas, pero también como palancas importantes para el desarrollo sostenible.

Empero, los conflictos en muchas partes del mundo continúan conduciendo a cambios en el avance de los ODS.

La esclavitud moderna y la proporción de detenidos no sentenciados en prisión permanecen altos, en particular en los países de bajos ingresos.

Las tendencias sobre la corrupción y la libertad de prensa están empeorando en más de cincuenta países que se encuentran en el informe, incluso en varios países de ingresos medios y altos.

7. Eradicar la pobreza y fortalecer la equidad continúan siendo importantes prioridades políticas

La erradicación de la pobreza extrema continúa siendo un desafío mundial, ya que la mitad de las naciones del mundo no están en camino de alcanzar el ODS 1 (sin pobreza).

Se necesitan datos más oportunos para informar las intervenciones políticas.

En los países de ingresos medios y altos, las crecientes desigualdades de estos, las brechas persistentes en el acceso a los servicios y las oportunidades por ingresos o áreas territoriales no han dejado de ser cuestiones políticas importantes.

Las mujeres en los países de la OCDE siguen invirtiendo un promedio de 2 horas más de su tiempo que los hombres al día, trabajo que no es remunerado.

Fuente: https://www.expoknews.com

Otras Fuentes

http://sirse.info
A través de "Otras fuentes" publicamos artículos relacionados de otros medios, notas de prensa, o artículos de usuarios no registrados en sirse.info
Otras Fuentes
Categorias: Internacional, Noticias
Tags: 2019, ODS, Reporte

Escribir Comentario

<