8 principios de diseño circular de Ikea

8 principios de diseño circular de Ikea

Para cada tipo de producto, Ikea creó una “receta” sustentable. ¡Conoce los principios de diseño circular de esta empresa!

Para finales de la década, Ikea planea ser una empresa circular, es decir, que todos sus más de 9,500 productos puedan ser reutilizados, reparados, desmontados y reciclados en lugar de acabar en los vertederos. Con una nueva herramienta digital, la empresa comparte el proceso que utiliza para evaluar y rediseñar todo lo que fabrica.

De acuerdo con Fast Company, para cada tipo de producto, la empresa creó una “receta” para la circularidad. “Nos dice lo que tenemos que conseguir con este tipo de producto para que ese mismo producto sea circular”, dice Mirza Rasidovic, jefa de ingeniería de rango de Ikea de Suecia.

A continuación, se evaluó y puntuó cada uno de los miles de productos según cada principio. “Eso nos permitió crear una línea de base que nos permitió adoptar un enfoque más a largo plazo sobre cómo crear esto. ¿Cómo hacemos este movimiento y transformación hasta 2030?”, se pregunta.

A continuación te presentamos los 8 principios de diseño circular de Ikea.

8 principios de diseño circular de Ikea

1. Utilizar materiales renovables o reciclados

La circularidad se enfoca en lo que ocurre con un producto al final de su vida útil, pero también es importante utilizar los materiales adecuados para empezar. En algunos casos, dice Rasidovic, la empresa ha descubierto cambios sencillos que pueden producirse rápidamente.

Un producto puede estar hecho de plástico virgen porque el material es más claro, por ejemplo, pero si es plástico de color, el material reciclado tendrá el mismo aspecto. “Para los consumidores, no hay diferencia en el producto, pero el producto es mucho más sostenible”, dice.

En otros casos, Ikea trabaja con socios en la innovación a largo plazo para fabricar nuevos materiales reciclados para diferentes productos, o para ampliar la producción de nuevos materiales.

2. Diseñar para la estandarización

Al utilizar un conjunto de piezas, materiales y colores estándar en la medida de lo posible, se facilita a los consumidores la realización de reparaciones posteriores porque los componentes son más fáciles de encontrar. También es más fácil adaptar un producto o emparejarlo con productos similares.

“La estandarización inteligente permite en realidad que los clientes tengan muchas opciones diferentes en el futuro”, dice. (Si Ikea hace las reparaciones o restaura los productos ella misma, la estandarización también puede hacer que ese proceso sea más eficiente).

3. Diseñar para cuidar

La circularidad también significa hacer productos que duren lo máximo posible. El equipo de diseño de Ikea estudia qué piezas pueden desgastarse más rápidamente y cómo pueden rediseñarse, y cómo hacer que los productos sean fáciles de mantener.

Se trata de diseñar un producto de forma que sea sencillo y fácil de cuidar, para que los clientes puedan hacerlo de forma que se prolongue la vida del producto.

No se trata sólo de mantenerlo limpio, sino de evitar que el producto se deteriore tanto en su aspecto como en su función.

Mirza Rasidovic, jefa de ingeniería de rango de Ikea.

4. Diseñar para reparar

Los productos también deben ser fáciles de reparar. “El punto de partida, tal y como nosotros lo vemos, es que la reparabilidad debe ser posible para los consumidores, y no debe requerir competencias o herramientas especiales”, dice.

Durante el proceso de diseño, los diseñadores tienen en cuenta lo que podría romperse y cómo podría arreglarse, además la empresa estudia los comentarios de los clientes sobre los productos para buscar los componentes que podrían tener que ser rediseñados y los repuestos que deberían ofrecer las tiendas.

La empresa ofrecía piezas de repuesto para algunos productos en el pasado, pero al evaluar cada producto para su circularidad, descubrió otros que podrían añadirse fácilmente a la lista.

5. Diseñar para la adaptabilidad

Dado que las necesidades de los clientes cambian con el tiempo, también es útil fabricar productos que puedan adaptarse: por ejemplo, muebles modulares que puedan expandirse, contraerse o cubiertas de muebles que puedan intercambiarse fácilmente para cambiar su aspecto.

6. Diseñar para el desmontaje

Facilitar el desmontaje y montaje de los muebles hace que sean más fáciles de trasladar sin riesgo de que se rompan, un factor importante tanto si alguien se muda a una nueva casa como si intenta vender los muebles a otra persona o devolverlos a una tienda para revenderlos, como en el programa de recogida de muebles de Ikea.

Si un producto está más allá del punto de reutilización, el desmontaje puede permitir recuperar algunas piezas para su renovación, o separar los componentes para su reciclaje.

7. Diseño para la refabricación

En ciertos casos, los componentes de algunos productos pueden devolverse a un fabricante para que los convierta en nuevos productos; tomar las decisiones adecuadas en la fase de diseño puede permitirlo.

8. Diseñar para reciclar

Después de que cada producto se utilice el mayor tiempo posible —incluyendo las reparaciones y la reventa a nuevos clientes—, cualquier componente que no pueda reutilizarse debe ser sencillo de reciclar. Sin embargo, la infraestructura de reciclaje puede ser diferente en cada uno de los países en los que opera Ikea.

En la Unión Europea, se están llevando a cabo muchas discusiones en este sentido para realizar realmente movimientos sustanciales que permitan la reciclabilidad, por ejemplo.

Es un diálogo similar el que se está produciendo en muchos lugares distintos. Vemos que tenemos que estar a la vanguardia de esto y permitirlo en nuestros productos hoy en día.

Aunque sabemos que cuando lleguemos a todos los millones de clientes de unos 30 países diferentes, nos daremos cuenta de que cuando se lo lleven a casa, no necesariamente tendrán la capacidad de reciclaje actual.

Mirza Rasidovic, jefa de ingeniería de rango de Ikea.

La mejora de las leyes puede ayudar a impulsar la economía circular, dice Rasidovic, estableciendo nuevos requisitos de reparabilidad o de contenido reciclado, por ejemplo. Todavía hay retos técnicos y logísticos para hacer el cambio en todos los productos y establecer la infraestructura, como los programas de devolución en las tiendas, para apoyarlo.

Pero la empresa cree que puede alcanzar su objetivo para 2030 y, al ser lo más transparente posible sobre el proceso, quiere ayudar a otras empresas a dar el mismo paso. “Esta transformación no se trata sólo de una empresa que se transforma”, dice. “Se trata de una transformación global que esperamos que se produzca”.

Fuente: https://www.expoknews.com/

Otras Fuentes
Categorias: Buenas Prácticas RS

Escribir Comentario

<