Ampliando el Enfoque hacia un Abastecimiento Estratégico Sustentable

Ampliando el Enfoque hacia un Abastecimiento Estratégico Sustentable

Progresivos pero profundos cambios se están registrando en los enfoques de gestión de las empresas líderes del mercado, promovidos por los estándares bajo los cuales operan sus negocios.

 En efecto, a diferencia del alcance casi excluyente en los clientes que las empresas consideraban a la hora de establecer sus estrategias, comienzan a considerarse otras partes interesadas igualmente influyentes y determinantes para la sustentabilidad de sus negocios.

 En esta línea, numerosas empresas en el mundo están adoptando enfoques de abastecimiento estratégico sustentable, que podría definirse como una metodología enfocada en la reducción del costo total de los materiales, bienes y servicios contratados por la compañía gestionando adecuadamente los impactos sociales y ambientales y preservando los intereses de las partes interesadas con las que opera la empresa compradora.

 La metodología consiste en un proceso lógico y secuencial que analiza la demanda interna de la empresa, su posición frente al mercado de oferta y el poder de negociación de la compañía con relación a sus proveedores con una observancia sobre los impactos generados. De esta forma, se lograrán identificar las  mejores oportunidades de abastecimiento, al menor costo total, con el menor riesgo posible, con una visión clara de las innovaciones de productos y de mercado, la mejor calidad y todo ello, sin por ello precarizar o caer en abusos de los proveedores, sino más bien en base a la selección de los proveedores idóneos y mejor calificados del mercado.

 Éste proceso sin duda alguna fortalece no solo al área de compras, sino a toda la compañía, dado el nivel de integración que se promueve con las demás áreas funcionales; y la alineación de la estrategia de abastecimiento, con los objetivos y metas corporativas planteadas por la alta dirección.

 Esta metodología no solo es una tendencia en empresas de clase mundial. Actualmente constituye un enfoque de gestión, con la que muchas empresas locales y de mediano porte comienzan a contar a la hora de llevar a la acción los planes que permitirán el cumplimiento de los objetivos, definidos en la planeación estratégica, como por ejemplo: la mejora en la rentabilidad, la reducción de días de inventario para optimizar el capital de trabajo, la reducción de los tiempos de entrega de los productos a los clientes y la reducción de reclamos por no calidad, entre otros.

 La metodología de abastecimiento estratégico sustentable, se desarrolla teniendo en cuenta algunas estrategias básicas.

 Por caso, en la re-configuración de especificaciones en la gestión de compras, los atributos tradicionales como el precio, el volumen, la calidad y los plazos de entrega aparecen nuevos, comienzan a conjugarse con otros criterios de similar relevancia desde la perspectiva de la sustentabilidad del negocio sobre los cuales la empresa compradora siempre estuvo ajena.

 Un ejemplo puede ayudar. Si un proveedor siempre gana por precio en las compulsas, el comprador puede considerar que es eficaz en su gestión de compras, pero, ¿sabemos si detrás de ese precio no hay reducción de costos por medio de incumplimientos legales, fiscales, precarización laboral, falta de elementos de seguridad, violación de derechos, contaminación ambiental o comunitaria?

 Muchas empresas, resistentes a esta lógica, argumentan que ellas se aseguran los mejores precios no traigan aparejados impactos negativos a través de sus pliegos de condiciones, pero la realidad muestra que muchos proveedores son capaces de prometer lo que sea a los fines de ganar un trabajo.

 Asimismo, la metodología supone una mejora conjunta de procesos que abarca no sólo la integración logística con proveedores, sino también procesos de investigación y desarrollo, y de mejoras en la productividad en forma conjunta.

 Las negociaciones ganar – perder dan lugar a esquemas asociativos en base a propósitos compartidos que pueden llevar a la empresa compradora a procesos de inversión para el desarrollo de proveedores clave.

 Sin perder trascendencia, el precio es evaluado en base a los impactos generados para llegar a su fijación, pudiendo la empresa compradora optar por alternativas menos favorable que aseguren niveles mínimos de cumplimiento.

 Paralelamente al enfoque tradicional de abastecimiento, las empresas comienzan a mapear los impactos generados por sus decisiones de compras en sus proveedores y en sus responsabilidades extendidas en las subcontrataciones.

 La gestión de abastecimiento, tradicionalmente considerada como “una actividad de apoyo”, comienza a considerarse de relevancia estratégica. La simple lógica nos indica que deficiencias en esta temática puede erosionar buena parte del valor generado en otras actividades que suelen considerarse prioritarias.

Por Fernando Passarelli

Coordinador de Valor, RSE + Competitividad

Categorias: Opinión

Escribir Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.
Campos Obligatorios*