Derechos Humanos y empresa: regulación, transparencia y compromiso

Derechos Humanos y empresa: regulación, transparencia y compromiso

Hace 6 años, en Noviembre de 2011, se adoptaron los Principios Rectores de Empresas y Derechos Humanos de las Naciones Unidas por parte del Consejo de las Naciones Unidas. Desde entonces, las empresas están incrementando el número de acciones para atender sus respectivas responsabilidades sobre el respeto de los Derechos Humanos. Por resumir, estos principios se asientan sobre tres pilares (“Proteger, Respetar y Remediar”) para prevenir y hacer frente a las repercusiones negativas de las actividades empresariales sobre los derechos humanos de las personas:

  • El Estado tiene la obligación de Proteger a las personas contra las violaciones de los derechos humanos cometidas por terceros, incluidas las empresas;
  • Las empresas tienen la responsabilidad de Respetar los derechos humanos de las personas;
  • Tanto el Estado como las empresas han de intervenir para garantizar el acceso a mecanismos de Remediación frente a posibles repercusiones negativas.

Podemos hablar de una nueva tendencia que está empujando a las empresas a ser más transparentes respecto a sus retos y esfuerzos para respetar los derechos humanos e involucrarse en una discusión honesta sobre este asunto. Sin duda el movimiento más exigente viene de la regulación. En Reino Unido, la UK’s Modern Slavery Act 2015, exige publicar, a todas las grandes empresas que operan en ese país, un informe anual  explicando cómo está contribuyendo a erradicar el abajo esclavo en sus operaciones y cadena de proveedores. En Agosto de 2017 ya eran 2,700 empresas de 34 países las que lo habían publicado. El reciente informe del mes de septiembre del Business & Human Rights Resource Centre denominado First Year of FTSE 100 Reports Under the UK Modern Slavery Act report es una buena evaluación de cómo algunas empresas están respondiendo. En la línea de la regulación, laDirectiva Europea de divulgación de información no financiera, por fin traspuesta en España,incluye exigencias de transparencia en materia de derechos humanos a más de 6,000 empresas en Europa a partir de 2018. Francia, Holanda y Australia se están sumando a esta tendencia regulatoria

Además de la regulación, la comunidad inversora también está jugando un papel relevante incrementando sus exigencias. Un estudio de EY de este mismo año concluye que el 32% de los inversores encuestados alteran sus planes de inversión ante la percepción de un alto riesgo vinculado a los derechos humanos por parte de una empresa.

En España, se aprobó también en verano el Plan de Acción Nacional de Empresas y Derechos Humanos un plan a tres años pensado en ser “un primer paso” para preparar a las empresas y la administración españolas para responder a un reto trasnacional. A los tres años quizá la evaluación derive en una legislación como las mencionadas anteriormente. Entretanto, una comisión de seguimiento que debería quedar aprobada antes de terminar el 2017, se encargará de velar por su cumplimiento.

En el Plan de Acción, junto a medidas de promoción, incluyendo a las pymes, sensibilización y formación también a los funcionarios se trasladan los aspectos concretos incluidos de los Principios Rectores que se espera de las empresas y que ya se incluyeron en la versión 2017 de la Norma SGE 21 para empresas que quieran incorporarlos en su sistema de gestión:

    a) Un compromiso político, y público, al más alto nivel directivo de la empresa, de asumir su responsabilidad de respetar los derechos humanos.

    b) Un proceso de diligencia debida en materia de derechos humanos para identificar, prevenir, mitigar

y rendir cuentas de cómo abordan su impacto sobre los derechos humanos. Esto supone desde la evaluación, la integración en procesos, la formación del personal hasta los mecanismos de mejora continua.

    c) Unos procesos que permitan reparar todas las consecuencias negativas sobre los derechos humanos que hayan provocado o contribuido a provocar.

Para facilitar la incorporación de los Principios Rectores de Empresas y Derechos humanos en Europa, Forética forma parte del European Hub on Business & Human Rights donde recientemente hemos publicado una herramienta para ayudar a las empresas a coordinar sus áreas de Recursos Humanos, compras, riesgos y responsabilidad social para dar una respuesta coherente y efectiva a estos retos y con la que se está formando a cientos de directivos en Europa (en España el próximo 30 de enero en el curso que organizaremos junto a CSR Europe).

Además, a través del programa de Reporting Matters del WBCSD hemos analizado ejemplos de información respecto a derechos humanos de compañías líderes para observar y compartir ejemplos de transparencia en esta materia (la cara el 91% de las empresas evaluadas ya incorporan este compromiso al más alto nivel en su informe anual, la cruz sólo el 13% tiene mecanismos para evaluar la efectividad de sus respuestas ante un posible caso de vulneración de los derechos humanos).

En definitiva, aumento de la regulación, más exigencias de transparencia y aumento del compromiso de empresas líderes forman las primeras conclusiones tras seis años de los Principios Rectores de Empresas y Derechos Humanos. Algún avance y mucho todavía por hacer.

Germán Granda, Director General de Forética

Fuente: https://diarioresponsable.com

Otras Fuentes

Otras Fuentes

http://sirse.info
A través de "Otras fuentes" publicamos artículos relacionados de otros medios, notas de prensa, o artículos de usuarios no registrados en sirse.info
Otras Fuentes

Escribir Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.
Campos Obligatorios*