¿Dónde termina la responsabilidad personal, y en donde empieza la responsabilidad social?

¿Dónde termina la responsabilidad personal, y en donde empieza la responsabilidad social?

La responsabilidad social empresarial nació como una invitación hacia los líderes empresariales para enfrentar desde el enfoque de la promoción de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS):

El Pacto Mundial es una propuesta que se hace en el Foro Económico Mundial de 1999, por el entonces Secretario General de la Naciones Unidas Kofi Annan, hizo un llamamiento a líderes empresariales para establecer una alianza de impacto global en cuestión de valores y principios compartidos para aportar una faceta humana al mercado global (“El Pacto Mundial”, s.f)

Es preciso destacar que en esta invitación se mencionan los “valores y principios compartidos para aportar una faceta humana al mercado global”, sin embargo, cabe hacer una distinción entre estos conceptos. El mercado global está conformado por personas, el mercado no es un ente que este suspendido en el aire o en el infinito sin personalidad propia. De tal forma que se debe hacer una introspección y una tesis de lo que es el mercado global. Un mercado es la conformación de actividades comerciales que se realizan libremente sin la intervención del poder público (RAE,s.f) por lo tanto si el mercado es global se refiere a que estas actividades se hacen entre diferentes países, a lo que se desea llegar en esta reflexión, es que las actividades comerciales están hechas por personas, que pertenecen a empresas o no, y a su vez pertenecen a entidades públicas o privadas,  las cuales pertenecen a un territorio, municipio, pueblo, ciudad o país.

Regresando a lo más sencillo y preciso de un mercado global en la persona, una persona actúa de forma individual o en compañía o colaborativa con otras personas que pertenecen a una institución, empresa o corporación, que las une un objetivo laboral, comercial, administrativo, legal, financiero o algún otro que sea afín para ser una pieza en el armado de este rompecabezas infinito de lo que es un mercado global.

Ya hecha esta síntesis, entonces es correcto concluir que una persona contribuye con sus valores y principios personales para la conformación y la construcción de estos en su conjunto, en un lugar en donde se dan cita varias personas ya sea para laborar, aprender, enseñar, invertir, comprar o vender entre otras tantas actividades individuales que la une un objetivo común.

Sin embargo, es importante dilucidar que las acciones, lenguaje o información personal es tan contundente que puede llegar a impactar en un determinado lugar, en el cual se encuentran un sin número de personas. Este impacto no siempre es positivo, pero puede permear de manera irresponsable a quienes están atentos al mensaje escrito o hablado.

La responsabilidad personal es tan importante o más que la responsabilidad social, sin una responsabilidad personal real, se puede llegar a una responsabilidad social, manipulada por los efectos de los compromisos mercadológicos, políticos, religiosos u otros que se conforman con realidades diferentes.

Cómo explicar una antiética obsolescencia programada de los productos, si la información que vemos día a día caduca a cada segundo por la supremacía de las fake news. La responsabilidad personal no debe ser enmascarada por el compromiso de pertenecer a un grupo determinado y solo responder a esas normas, reglamentos, leyes o manuales para hacer, dejar de hacer o no hacer algo. La responsabilidad personal nunca debe de tener una barrera, o frontera, es la raíz para cualquier tipo de responsabilidad social, ya sea empresarial, corporativa o de cualquiera otra índole.

Referencias

El Pacto Mundial está basado en la visión del antiguo Secretario General de las Naciones Unidas, Kofi Annan.Pacto Global Red México. Recuperado de https://www.pactomundial.org.mx/historia/

Pérez, M..Espinoza, C. Peralta, B. (2016). La responsabilidad social empresarial y su enfoque ambiental: una visión sostenible a futuro… Scielo. Revista Universidad y Sociedad vol.8 no.3. ISSN 2218-3620. Cienfuegos may.-ago. 2016 Recuperado de  http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S2218-36202016000300023

Por Ana Isabel González

Ana Isabel González
Categorias: Opinión

Escribir Comentario

<