El futuro de la Responsabilidad Social a examen

El futuro de la Responsabilidad Social a examen

El mañana se dirige hacia un camino sostenible y esperanzador.

Por: David Lafuente Durán, Administrador Civil del Estado. Catedrático Honorario de Responsabilidad Social por la UCAM. Licenciado en Ciencias Políticas y de la Administración por la UCM.

Hace unos meses el informe “Talent Trends Report” de Randstad indicaba que “el 85% de los trabajos que habrá en 2030 aún no se han inventado”, hoy tenemos la seguridad de que buena parte de ellos estarán vinculados al mundo de la sostenibilidad y a su herramienta, la responsabilidad social.

Cuando inicio mi carga docente suelo comenzar felicitando a los alumnos por su elección. Estudiar, trabajar, consagrarse por y para la responsabilidad social implica un doble acierto. Por un lado dedicarse a una noble actividad y por otro lado, hoy más que nunca, formarse para un futuro profesional muy esperanzador.

La COVID, las actuales tendencias internacionales, nos muestran que la responsabilidad social está viviendo una época dorada. La actual crisis, económica y sanitaria, está despertando un interés redoblado por la sostenibilidad y la responsabilidad social, basta comprobar el número de referencias que actualmente los buscadores reflejan entorno a ambos términos y las que se producían tan solo un año atrás. El crecimiento exponencial por su interés evidencia la necesidad de dar unas soluciones constructivas y sostenibles a los retos del hoy.

La próxima semana, del 10 al 12 de febrero, Zaragoza (España), volverá a ser por un día capital internacional de la responsabilidad social (http://congresors.org/). El reconocido Congreso Internacional de Responsabilidad Social vivirá su séptima edición. Un Congreso bianual que se viste con sus mejores galas para recibir, en esta edición, un buen número de ponentes y temáticas de total actualidad en ambos continentes. Latinoamérica pasará a tener un lugar preferente.

El interés confirmado por estas materias supone ser serios y rigurosos. “Responsabilidad social: medir para transformar”, éste es el título que recibe esta edición del Congreso, teniendo muy presente que sin rigor, sin métricas y sin números, ese interés por la sostenibilidad puede quedar en mera predica sin fundamento.

Dos seminarios, con una quincena de ponentes cada uno de ellos, precederán la ponencia de apertura. Unos seminarios prácticos que invitarán a la interacción constante de los inscritos en torno a dos temáticas que marcan el presente y el futuro de la responsabilidad social: por un lado la medición del impacto, por otro, el análisis de los modelos educativos en responsabilidad social.

El Congreso se articulará sobre cinco mesas. La primera llegará al propio “cuore” de la responsabilidad social: “El propósito, medición de impacto”. De poco nos sirven las declaraciones si las entidades y organismos no están comprometidas en cuerpo y alma, ¿es el propósito una frivolidad en el estado de crisis actual que vamos a vivir? ¿Es quizá el propósito la herramienta para salir más reforzados de esta crisis?

La segunda mesa analizará de lleno los titulares que en los últimos meses están copando las portadas de la prensa española e internacional: “Transparencia, el impacto de la fiscalidad”. En un mundo interconectado como el actual, las oportunidades que damos a nuestro entorno más próximo también constituyen un elemento de responsabilidad. Evolucionamos hacia una transparencia en nuestros negocios que ya no es únicamente demandada por nuestros accionistas sino también por nuestros consumidores y, en todo ello, ¿qué hacemos con la fiscalidad? ¿Podemos ser sostenibles si nuestras obligaciones tributarias no están enraizadas en nuestras fronteras? Los quicios jurídicos dan lugar a la picaresca, la ética debe redoblar su importancia para obtener un planeta más justo y responsable.

El cambio climático, la emisión de gases de efecto invernadero… copará la temática de la tercera mesa: “Medio ambiente, evaluar para actuar”. No puede darse un Congreso en materia de Responsabilidad Social sin dedicar parte del tiempo a una temática que, por su importancia y trascendencia, está llamada a enfocar la inversión sostenible en el futuro. La llegada de Joe Biden a la Presidencia de los Estados Unidos es considerada como la gran victoria del Acuerdo de París de 2015. El impacto medioambiental estará de actualidad pero… ¿será suficiente el Acuerdo de París y el compromiso estadounidense? ¿Cómo medir de manera eficaz y, sobretodo, suficiente, el impacto medioambiental?

“Empleo e impacto social” será el título de la cuarta mesa. Como decíamos al inicio de nuestro artículo, desconocemos los empleos del mañana pero confiemos que éstos no estén asociados al desempleo y la precariedad. La COVID y la robotización van a alterar por completo nuestro mercado de trabajo, pero… ¿qué futuro laboral vamos a dejar a nuestros jóvenes? ¿Qué papel para las PYMES y el trabajo autónomo en un contexto de total desamparo con la pandemia? ¿Qué vectores son más eficaces para construir un futuro marcado por la innovación social y la oportunidad laboral?

La quinta mesa, antes de concluir tendrá por título “Salud, seguridad y privacidad: el comienzo de una nueva era”. Obviamente las prioridades a la hora de medir y evaluar la responsabilidad social van a cambiar con la COVID. La salud va a pasar a ocupar un puesto muy relevante y, obviamente deberemos buscar un cierto equilibrio entre una necesaria seguridad que, toda vez, garantice nuestra privacidad. ¿Estamos ante un nuevo comienzo? ¿Qué parámetros serán claves y esenciales para la sostenibilidad del mañana? ¿La preocupación por la salud será “flor de un día”? ¿Hasta dónde es posible e incluso legal garantizar la privacidad sin alterar la seguridad?

Además, contaremos con dos mesas especiales, una enfocada para los Directores de Comunicación (DIRCOM) y otra pensada únicamente por y para latinoamérica. Comunicar la responsabilidad social de manera eficaz y suficiente y acercarnos cada vez más a nuestros vecinos del otro lado del charco supondrá el colofón a un Congreso que, a buen seguro, no dejará a nadie indiferente.

Todo este trabajo es posible gracias a unos prestigiosos Comités Científico y Organizador, de cuya membresía me siento orgulloso de formar parte, en la que participan buena parte de los grandes líderes en la materia, y cuyos trabajos se iniciaron ya hace dos años, el día después de cerrar la sexta edición. Una Presidencia Honorífica de nuestro gran referente, Juan José Almagro, un Comité Científico Presidido por el incombustible Antonio Javierre y una Dirección bien delimitada por el alma de estas últimas ediciones, Nita Macía.

Un Congreso para disfrutar, para comprender la realidad de un entorno cambiante pero, sobre todo, para compartir. ¡Empecemos!

Fuente: https://www.expoknews.com/

Otras Fuentes
Categorias: Internacional, Noticias

Escribir Comentario

<