Empatía… o cómo unir grietas con oro

Empatía… o cómo unir grietas con oro

Propiciar el diálogo en y entre las organizaciones es un primer paso antes de llevar a cabo un proyecto de RSE.   Comenzar a implementarlo, sin haber logrado una buena comunicación entre quienes formarán parte en algún momento del proceso, es poco recomendable.

Nuestros pensamientos influyen en nuestras acciones. Los expresemos o no. Escucharse y escuchar al otro es clave en  la edificación de bases sólidas para cualquier iniciativa conjunta.

Se dice que las probabilidades de generar malentendidos al intentar comunicarnos, son múltiples:

Entre:

Lo que pienso,
lo que quiero decir,
lo que creo decir,
lo que digo,
lo que el otro quiere oír,
lo que oye,
lo que cree entender,
lo que quiere entender,
lo que entiende…
hay, al menos, nueve posibilidades de no comprendernos.

Sin embargo, cuando nuestras palabras nacen en el corazón y se apoyan en el deseo genuino de situarnos en los zapatos del otro, aparece un sentimiento de aceptación auténtica: la empatía. Y con ella, la oportunidad de cambiar cualquier signo de incomprensión, individualismo o desinterés, por una cultura de inclusión, convivencia y trabajo a favor del bien común.

Cada organización cuenta, en mayor o menor medida, con una considerable heterogeneidad en cuanto a edades, culturas, puntos de vista, etc. En algunos casos las dificultades para aceptar esa diversidad son tantas que unos y otros se culpan mutuamente por los supuestos errores, sin detenerse a analizar la situación. Reacción que, lejos de resolver los problemas, los acentúa, fracturando la comunicación.

La sabiduría del kintsugi

Una milenaria técnica japonesa de restauración, conocida como Kintsugi, repara las piezas de cerámica deterioradas o rotas, en lugar de descartarlas por imperfectas. Quienes la utilizan, embellecen las uniones –incluso aquello que a simple vista podría considerarse una falla-  con laca y polvo de oro, obteniendo líneas luminosas en relieve que hacen, de ese objeto, una obra de arte única.

Este esfuerzo por enlazar de modo artesanal lo que parece no tener modo de amalgamarse, puede ser tomado como metáfora de la búsqueda de empatía.

La empatía es uno de los pilares de la resiliencia (capacidad universal para superar adversidades) y, a diferencia de la simple simpatía, posee componentes emocionales e intelectuales.

Insisto en que el compromiso, la resiliencia -y en especial, la empatía- son competencias indispensables para afrontar cualquier crisis. Y, por supuesto, la actitud de aprendizaje. Parafraseando a Pablo Freire: “Todos sabemos algo e ignoramos mucho, por eso, aprendemos siempre”.

Una de las pre-condiciones en la construcción de la RSE es, entonces, dialogar, sin olvidar que, si tenemos diferencias, es porque cada uno es tan valioso como único. Necesitamos corrernos de nuestro metro cuadrado y empatizar con quien opina de una manera distinta.

Y aún cuando las distancias parezcan insalvables, no sería mala idea recurrir a la sabiduría del kintsugi: unir con oro lo fracturado para recuperar la confianza y fortalecernos como comunidad humana.

Por Gabriela Vázquez

Silvia Gabriela Vazquez

Silvia Gabriela Vazquez

Directora de la Cátedra de RSU (Responsabilidad Social Universitaria) at Universidad Privada UdeMM
-Lic. y Prof. en Psicopedagogía con Posgrados en: Prácticas en Educación Inclusiva (UCA), Diseño de Formación Docente (UCA) y Formación de Formadores en RSE (UBA-PNUD)
-Maestranda en Educación Permanente (USAL).
-Directora de la Diplomatura Interdisciplinaria en Responsabilidad Social y Resiliencia (UdeMM)
-Secretaria Académica en la Red Latinoamericana de Profesionales de la Orientación.
-Directora de la Diplomatura en Educación Superior (UdeMM)
-Autora del libro Formar profesionales competentes, comprometidos y resilientes (Editorial Académica Española, 2017, en prensa) y coautora de Ocho relatos para un mundo mejor-los 8 ODM (Icaria, 2011) y Enseñanza de la Responsabilidad Social Empresarial (I.Licha, PNUD, 2012), entre otras publicaciones sobre Orientación Vocacional, Educación y RSE.
-Integra la comisión evaluadora del Premio Latinoamericano del Foro Ecuménico Social y los jurados de los Premios “Iberoamericanos Corresponsables” y “Acción Social-UPF”.
-Conferenciante y escritora. Publicó cuentos y poemas (en su mayoría, con fines solidarios) en Argentina, España, México, Perú, Chile, Colombia, Cuba, Venezuela, Nicaragua, EEUU y Puerto Rico.
-Obtuvo el 1° Premio en los certámenes Universo Sábato (UNICEN) y Navidad Solidaria (Biblioteca de Castilla), así como distinciones literarias/académicas de: Universal Peace Federation-ONU, Gesta de la Humanidad Ecoética, Limaclara, Letras comprometidas, GEA-SADE, Ministerio de Cultura de la CABA, Secretaría de Cultura de la Nación y Fundación El Libro.
-Presidenta del Foro “Juventudes por el bien común” del Parlamento Cívico de la Humanidad.
-Miembro de Red UniRSE y del Consejo de Personalidades de Fundación Planeta
Silvia Gabriela Vazquez

Latest posts by Silvia Gabriela Vazquez (see all)

Categorias: Opinión

Escribir Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.
Campos Obligatorios*