Entrevista a Antonio Vives: Cómo las empresas pueden evitar el greenwashing con los ODS

Entrevista a Antonio Vives: Cómo las empresas pueden evitar el greenwashing con los ODS

Entrevista de Pernilla Strid, periodista, a Antonio Vives.[1]

Recientemente se propusieron nuevos criterios para el trabajo de la Agenda 2030 de las empresas, para evitar el riesgo de greenwashing con los Objetivos de Desarrollo Sostenible, ODS. La revista Aktuell Hållbarhet (Medio Ambiente y Sostenibilidad al día) ha pedido al autor Antonio Vives analizar tres grandes empresas suecas en diferentes sectores sobre la base de los criterios propuestos (Eriksson, Stora Enso y Volvo). Ninguna de ellas es aprobada.

Antonio Vives es asociado principal de la firma de consultoría Cumpetere y ex profesor de la Universidad de Stanford, EE. UU. Recientemente, propuso en la publicación Greenbiz una serie de criterios para reducir el riesgo de que las empresas abusen de los ODS en la Agenda 2030, el llamado greenwashing con los ODS».

  1. Los criterios

Las preguntas que Antonio Vives cree que las empresas deben hacerse al encarar y reportar sus actividades con los ODS son:

  1. ¿Es la actividad incremental, es decir, se implementa debido a los objetivos de sostenibilidad, o se habría implementado de todos modos?
  2. ¿Es material, es decir, transformador y no son “cositas” sueltas?
  3. ¿Es contextual, por lo tanto, parte de la estrategia de la empresa?
  4. ¿Tiene un impacto medible?
  5. ¿Es sostenible en el tiempo, o es solo una acción ocasional o única?

Estos criterios constituyen un reto y, si se aplican estrictamente, podrían reducir significativamente la cantidad de contribuciones reportadas para lograr los ODS y, por lo tanto, la percepción de que se están logrando. Pero si se utilizasen, las contribuciones reportadas serían legítimas, dice Antonio Vives a Aktuell Hållbarhet.

Argumenta que ni las organizaciones de las Naciones Unidas involucradas, ni la multitud de empresas consultoras, ni las propias compañías, ni los gobiernos tienen ningún interés en informar solo contribuciones legítimas. Algo de lo que se lamenta.

Según Antonio Vives, ha habido una presión extrema sobre las empresas privadas en los últimos años para ayudar a alcanzar los ODS por parte de organizaciones que establecen estándares de informes, de las empresas de consultoría y de otras empresas.

Esta presión ha provocado que algunas empresas cambien algunas de sus actividades para que tengan un efecto positivo en los ODS. Pero muchas empresas han respondido a esta presión no haciendo nuevas actividades sino reportando que las actividades que ya estaban haciendo contribuyen a los ODS, dice Antonio Vives.

“Los 17 objetivos de desarrollo sostenible y sus 169 metas cubren la mayor parte de lo que están haciendo las empresas y no es difícil encontrar algo que contribuya a alguna de estas metas.

Algunas empresas han utilizado los ODS como guía para acciones y reportes, pero otras solo como guías para reportar lo que venían haciendo», dice Antonio Vives.

La pregunta importante por responder es, según él, cómo las actividades están mejorando el mundo, en comparación con cómo era la situación antes de que existieran los ODS. Entonces no es suficiente considerar las actividades normales de la empresa como una contribución a los ODS, o exagerar el efecto de contribuciones menores.

¿El empleo regular de una empresa contribuye a la reducción de la pobreza? ¡Absolutamente! Pero la contratación de empleados es parte de las actividades normales de una empresa. No tienen un efecto incremental, a menos que sean parte de un programa de empleo específico, o como resultado de que la compañía retenga un empleo que de otra manera se habría reducido.

De acuerdo con Antonio Vives, afirmar que las actividades que la empresa ya venía realizado antes o las nuevas actividades que la compañía habría realizado de todas maneras, se ejecutan para contribuir a los ODS no debe ser aceptable. Esto aumenta el riesgo de greenwashing.  La sociedad puede pensar que la compañía ha cambiado su estrategia para aumentar su contribución, mientras que de hecho solo ha cambiado su forma de reportar.

  1. Ninguna compañía es aprobada.

Para obtener más información sobre cómo deben interpretarse los criterios, Aktuell Hållbarhet le pidió a Antonio Vives que comentara sobre la contribución de tres multinacionales suecas que Aktuell Hållbarhet seleccionó en tres industrias diferentes.

  1. Ericsson: Sorprendente que no incluya su contribución al cambio climático.

Ninguno de los dos grandes objetivos que Ericsson (empresa de telefonía) ha seleccionado para reportar sus contribuciones agrega nada. Uno es la razón de ser de la empresa y el otro es lo que normalmente se incluye en la gestión de un negocio. Por el contrario, la compañía parece estar contribuyendo positivamente al objetivo climático pero no lo destaca, según Antonio Vives.

Ericsson no tiene un capítulo sobre los ODS en su informe de sostenibilidad, pero informa sobre su contribución en un informe separado, Tecnología para el bien: informe de impacto. Antonio Vives dice que, aunque algunos proyectos y actividades se reportan en el informe, no están vinculados a ningún objetivo o meta específica, pero la compañía afirma que de forma general contribuyen al objetivo 9, » Industria, innovación e infraestructura” y al objetivo 17, «Alianzas para lograr los Objetivos».

Sin embargo, según él, los objetivos seleccionados muestran por qué se necesitan sus criterios.

El primer objetivo es su razón de ser. Es imposible imaginar una empresa como Ericsson que no contribuya a una «infraestructura sostenible y resistente».  Según él, el segundo objetivo, el Objetivo 17, es muy importante para la implementación de la contribución del sector privado a los objetivos globales, ya que todas las partes deben contribuir a alcanzarlos, los gobiernos, las empresas privadas, las ONG y la sociedad misma. Decir que contribuyen al Objetivo 17 puede ser correcto, pero no agrega mucho, ya que las asociaciones son parte de la gestión cotidiana del negocio. Todos lo hacen. Lo que se puede destacar son las nuevas asociaciones, incrementales y específicas, que se han hecho con el objetivo de lograr algunos de los otros 16 objetivos, no una lista de los socios como hacen algunas empresas, para afirmar que están contribuyendo, dice.

Con los criterios de Antonio Vives, Ericsson podría haber elegido otro objetivo para su contribución a la Agenda 2030.  Sorprendentemente, no afirman contribuir al Objetivo 13 sobre el cambio climático, a pesar de que sus tecnologías pueden contribuir a la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero y el reporte contiene varios ejemplos de esto, dice Antonio Vives.

Cuando se le preguntó qué hace la compañía que no hubiera hecho de otra manera, el gerente de sostenibilidad de Ericsson, Mats Pellbäck Scharp, destaca con detalles los esfuerzos de la empresa para reducir el consumo de energía de los clientes y, por lo tanto, el impacto climático, a través de los productos que vende. En el reciente informe Rompiendo la curva energética, la compañía muestra cómo, al desarrollar su tecnología en cuatro partes diferentes, ayuda a los clientes a reducir el consumo de energía cuando se utiliza la versión de Ericsson de la telefonía móvil de quinta generación.

“Hemos demostrado que con las cuatro partes los clientes reducen su consumo de energía en 5G, aunque algunos creen que la introducción de 5G debería conducir a duplicar su consumo de energía. Nunca hubiéramos logrado esto si no nos hubiéramos preocupado por la sostenibilidad. Pero puede, en cierta medida, impulsar las ventas de servicios y las ventas de equipos de radio trasnmisión. Es una combinación de buen negocio y buena sostenibilidad «, dice Mats Pellbäck Scharp.

  1. Stora Enso: Da pocos detalles.

Stora Enso tiene la ventaja de trabajar en una industria de insumos renovables y, por lo tanto, contribuye fácilmente a una economía circular. Pero es difícil determinar que la compañía ha aumentado sus esfuerzos como resultado de la adopción de los ODS.

Stora Enso, que fabrica productos de madera aserrada, papel y una amplia gama de otros materiales a base de árboles, ha seleccionado el objetivo 12 «Consumo y producción sostenibles», el objetivo 13 «Combatir el cambio climático» y el objetivo 15 «Ecosistemas y biodiversidad» como los más importantes para la contribución de la empresa. Además, han enumerado en un apéndice cuáles de las metas de estos objetivos se ven afectados por el trabajo de la empresa.

Antonio Vives señala que la lista de metas afectadas es simplemente una lista sin ningún detalle sobre cómo la empresa contribuye a su logro.  Como empresa cuyo negocio es explotar bosques y producir empaques, su impacto en el logro de estos objetivos puede ser considerable. Es parte de la continuidad de su negocio tener una explotación sostenible certificada de los bosques, que son básicamente los objetivos 12 y 15. Pero la pregunta aquí es qué hacen además de sus negocios habituales para ayudar a alcanzar estos objetivos. El informe es demasiado escueto para poder analizar esto en detalle y está lleno de generalizaciones, dice Antonio Vives.

Sin embargo, con base en lo que se dice en el informe, él supone que la empresa está haciendo esfuerzos para diseñar sus productos para que tengan una vida más larga, para que sean utilizados por más consumidores y para que sean más reciclables, lo que ayuda a reducir las cantidades de desechos, las emisiones y consumo de materias primas.  Un buen ejemplo de contribución a la economía circular.

Cuando Stora Enso recibió los comentarios de Antonio Vives, la empresa primero envió una lista con los objetivos y metas. La compañía luego eligió responder las preguntas formuladas en los criterios. Y en respuesta al primer criterio, si las medidas son incrementales, la compañía reconoce que las medidas se habrían tomado incluso si los ODS no hubieran existido. La explicación es que incluso antes de que se formularan los objetivos, la empresa se preocupaba por la sostenibilidad de sus productos.

“Mucho antes de que se definieran las metas para 2030, trabajábamos con sostenibilidad, que incluía todos los objetivos de ODS especificados (12, 13 y 15). Entonces sí, se habría contribuido a ellos, aunque no existieran como tales. Pero al definirse las metas e indicadores globales con los que relacionarse, naturalmente se hace más fácil informar cómo progresa la contribución y poner los resultados en un contexto medible”, dice el gerente ambiental Kenneth Collander.

  1. Volvo: Sus esfuerzos educativos van más allá de lo que hacen la mayoría de las empresas.

Según Antonio Vives, la mayoría de las actividades que contribuyen a los ODS de Volvo son las que la compañía habría llevado a cabo de todos modos.

Según su presentación sobre su contribución a la sostenibilidad en el sitio web, Volvo se centra en cuatro de los ODS. El objetivo 3, «Buena salud y bienestar» se refiere principalmente a la seguridad, el objetivo 9 » Industria, innovación e infraestructura» se relaciona con la eficiencia y la innovación en sus productos, el objetivo 11 «Ciudades y comunidades sostenibles» se trata principalmente de la producción de autobuses eléctricos y el objetivo 13 «Cambio climático» se refiere principalmente a la eficiencia energética de su producción y de sus productos. En su informe integrado anual y de sostenibilidad, también enumeran las contribuciones al objetivo 4 «Buena educación para todos», al 8 «Condiciones de trabajo dignas y crecimiento económico» y al objetivo 12 «Consumo y producción sostenibles».

La mayoría de estas actividades son parte de una gestión empresarial eficaz en un entorno competitivo y se atribuyen como contribución a los ODS, aunque la mayoría se habría realizado independientemente de los objetivos de sostenibilidad, dice Antonio Vives.

Sin embargo, él cree que hay un área destacable como lo son algunos de los programas de capacitación vocacional de la compañía. Se trata del apoyo a colegios técnicos en Europa y América del Norte y sobre el desarrollo de escuelas, formadores, donaciones de vehículos y componentes con fines educativos en algunos mercados emergentes. La compañía también apoya la capacitación de conductores, mecánicos e iniciativas de seguridad vial.

Este programa coincide con los objetivos generales de apoyar el desarrollo económico, especialmente en los países menos desarrollados y puede tener un efecto claro y medible, dice Antonio Vives.

Martina Klaus, gerente de sostenibilidad global de Volvo, cree que el análisis es interesante. Ella dice que se basan en sus actividades y describe sus vínculos directos con los ODS.

“A medida que más y más empresas integren la sostenibilidad en sus operaciones, las actividades vinculadas a objetivos y metas en la agenda global deberían convertirse en partes naturales de la gestión empresarial. Esta es precisamente nuestra misión y un trabajo constante, en proceso. Hemos recorrido un largo camino, pero todavía nos queda mucho trabajo por hacer”, dice Martina Klaus.

III.           Y algunas sugerencias para las empresas

Según Antonio Vives, las empresas deberían preguntarse: ¿Es este el negocio habitual o estas actividades contienen algo nuevo, algún cambio significativo para mejorar el mundo?

Siéntase libres de publicar la larga lista de contribuciones, pero resalten las actividades que son incrementales, materiales y sostenibles en el tiempo y muestren sus impactos.

[1] El artículo fue originalmente publicado en sueco.  Esta es una traducción editada hecha con Google Translate.

Fuente: http://cumpetere.blogspot.com/

Otras Fuentes

http://sirse.info
A través de "Otras fuentes" publicamos artículos relacionados de otros medios, notas de prensa, o artículos de usuarios no registrados en sirse.info
Otras Fuentes
Categorias: Internacional, Noticias

Escribir Comentario

<