España podría reducir la jornada laboral a 4 días

España podría reducir la jornada laboral a 4 días

Una nueva propuesta ofrecería subvenciones del gobierno a las empresas que den a sus empleados un día libre extra a la semana, lo que podría ayudar a impulsar la revolucionaria idea a nivel mundial.

Quizá una fantasía se esté volviendo realidad: una semana laboral de cuatro días. Unilever, la enorme corporación que posee marcas como Dove y Ben and Jerry’s, está probando una semana de trabajo más corta con empleados en Nueva Zelanda, a los que se les pagará cinco días mientras trabajan cuatro.

Mientras que Microsoft llevó a cabo un piloto similar en Japón en 2019, dando a los empleados los viernes libres, y vio crecer la productividad en un 40% a pesar de que los trabajadores pasaron menos tiempo en la oficina. Ahora, el gobierno español está considerando una propuesta que incentivaría a las empresas de todo el país a reducir las horas de trabajo sin un recorte de sueldo.

“Ahora que tenemos que reconstruir nuestra economía, España tiene la oportunidad perfecta para apostar por la semana de cuatro días o 32 horas“, dijo al Independent Íñigo Errejón, un político del partido español Más País. El partido Más País quiere que el gobierno lleve a cabo un piloto que conceda subvenciones a las empresas que prueben la idea.

Es una política de futuro que permite aumentar la productividad de los trabajadores, mejorar la salud física y mental, y reducir nuestro impacto en el medio ambiente.

Debemos ponernos a la cabeza de Europa como lo hicimos hace 100 años con el cambio a una jornada laboral de ocho horas.

Político del partido español Más País.

La situación en España

En Barcelona, un proyecto de presupuesto regional tiene una propuesta similar.

A nivel mundial, las empresas que han sido pioneras en el concepto han visto que puede funcionar sin subvenciones. Como con Microsoft, las empresas han visto que la productividad aumenta realmente con menos horas, mientras que la satisfacción laboral se dispara.

Pero en la actual crisis económica, los subsidios podrían ayudar a empujar a las empresas a hacer el cambio. La propuesta de España se inspira en parte en un concepto alemán, Kurzarbeit, que permitió a los empleadores reducir las horas durante la crisis financiera mundial, mientras que el gobierno ayudó a cubrir una parte de los salarios perdidos.

Los trabajadores podrían utilizar el quinto día de la semana para aprender habilidades para un nuevo trabajo. El modelo de subvención “tiene sentido en ciertos contextos“, dice Andrew Barnes, que ayudó a lanzar un exitoso programa de cuatro días a la semana en la empresa neozelandesa Perpetual Guardian en 2018, y que ahora consulta con otras empresas y gobiernos que están considerando el cambio a través de una organización llamada 4 Day Week.

Un programa como el que está considerando España también podría ayudar a llevar a un cambio más permanente.

Argumentaríamos muy claramente que si se cambia a un modelo de cuatro días-semana basado en la productividad, se obtendrá una mejora de la productividad.

Creo que el modelo Kurzarbeit es algo que puedes usar como trampolín. Podrías usarlo para decir, vamos a reducir la semana laboral a cuatro días. Pero si luego obtenemos esa mejora en la productividad como consecuencia, entonces realmente, a medida que las condiciones económicas mejoran, podríamos mantener a nuestro personal en cuatro días y volver a pagarles el salario de cinco días.

Andrew Barnes.

Durante la pandemia, Barnes dice que ha visto crecer el interés en el modelo de cuatro días-semana.

Uno de los impedimentos para trabajar en una semana de cuatro días era entender la productividad. La gente usa el estar en la oficina como un sustituto de la productividad. Si trabajas cinco días de ocho horas, yo obtengo 40 horas de productividad. Ahora, por supuesto, eso no es cierto.

Lo que la pandemia hizo es que envió a todo el mundo a casa, y tienes que encontrar un método alternativo para medir la productividad. Muchas empresas hicieron eso. Y luego descubrieron que, la gente era igual de productiva aunque no estuvieran allí. Eso significaba que hacían dos cosas: consiguieron una apreciación de la productividad y obtuvieron un nivel de confianza, es decir, que en realidad podían confiar en la gente para hacer su trabajo, incluso si no estaban supervisados.

Andrew Barnes.

Ahora, dice, muchas más empresas y gobiernos están empezando a considerar la idea: “Ha hecho que muchas empresas empiecen a replantearse cómo van a trabajar. Saben que no van a volver a lo que teníamos antes. Así que lo que están tratando de hacer es decir, bueno, vamos a pensar en algunas de las cosas. Progresivamente, estás empezando a ver algunas grandes empresas hacer el cambio a una semana de cuatro días. Y creo que eso se acelerará a medida que avancemos”, afirma Barnes.

Fuente: https://www.expoknews.com/

Otras Fuentes
Categorias: España, Noticias

Escribir Comentario

<