¿La Responsabilidad Social tiene un costo?

¿La Responsabilidad Social tiene un costo?

La Responsabilidad Social es un modelo de gestión que no involucra necesariamente una inversión adicional, es decir, se trata de administrar la empresa con otro enfoque.

El modelo económico y contable que ha imperado en el ámbito de la empresa desde prácticamente el Siglo XIX, cuando el despliegue de la Revolución Industrial, está en proceso de transformación.

Pero dicha transformación todavía es difícil de entender por los modelos imperantes antes mencionados, así la empresa sigue siendo vista únicamente como un modelo para ganar dinero, siendo esto su único propósito y fin, y seguramente por ello que tal vez para un importante número de empresarios ya sea grandes, medianos o pequeños, consideran a la Responsabilidad Social como un costo (utilizando de nuevo la terminología económica-contable), que muchos no quieren o no están dispuestos en asumir porque no le encuentran un beneficio tangible (de nuevo la terminología económica).

Sin embargo, creo que vale la pena recalcar que la Responsabilidad Social es un modelo de gestión, que no involucra necesariamente una inversión adicional, es decir, se trata de administrar la empresa con otro enfoque.

Implica que la producción de un bien o servicio tiene como propósito el ofrecer algo que la sociedad (el mercado si se prefiere), necesita y que está dispuesto a comprar, significa también el acordar con los proveedores que se trabajará junto con ellos y no a su costa para obtener la materia prima necesaria para la elaboración del producto o servicio final.

Y algo muy importante, considerar a los empleados y trabajadores como personas y no como un recurso, el ser humano no es un recurso equivalente a lo que se necesita para elaborar un producto, es aunque suene obvio, una persona, y que debe ser considerada como tal, tiene sus propias ambiciones y necesidades, y es afín de cuentas el factor más importante que le da vida y movimiento a la empresa.

Con todo lo antes mencionado, se presupone o sobreentiende que la empresa tiene responsabilidades mercantiles, legales y económicas tanto con sus clientes (mercado), proveedores y empleados, pero aún sin saberlo, siempre se ha tenido una responsabilidad social con ellos pero que no se consideraba de manera clara.

Ejemplo de lo anterior es la responsabilidad con el personal, desde la época de la Revolución Industrial se consideró solamente la “mano de obra”, y se pagaba en términos económicos, oferta y demanda. Fue con la aparición de los sindicatos y con conceptos como la “Encíclica RerumNovarum”, donde se empezó a pensar en el personal pero como un recurso para la producción.

Esta mentalidad se mantuvo bien entrado el Siglo XX cuando ya se empieza a manejar el término de Capital Humano (de nuevo la terminología económica-contable), dándole otro valor a la persona.

Por ello ante la pregunta: ¿Cuál o cuáles son los incentivos para que una empresa sea socialmente responsable? La respuesta es tener personal con una actitud positiva y de permanencia en la empresa, dispuestos a innovar y de hacer un mejor trabajo; de contar con proveedores que se convierten en socios y con clientes fieles al producto o servicio que se les proporciona.

Finalmente considerar que tanto el personal, los proveedores y los clientes, son seres humanos, y por lo tanto la empresa es una entidad integrada por y para las personas.

Por Antonio Tamayo Neyra

Fuente: http://www.responsabilidadsocial.mx

Otras Fuentes

Otras Fuentes

http://sirse.info
A través de "Otras fuentes" publicamos artículos relacionados de otros medios, notas de prensa, o artículos de usuarios no registrados en sirse.info
Otras Fuentes
Categorias: Internacional, Noticias

Escribir Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.
Campos Obligatorios*