La RSE cala en Centroamérica

En Nicaragua, las prácticas de RSE mueven 500 millones de dólares al año, y en el sector educativo se hacen los mayores esfuerzos, según Carlos Reynaldo Lacayo, presidente de la Unión Nicaragüense para la Responsabilidad Social Empresarial (UniRSE).

En años recientes el término Responsabilidad Social Empresarial (RSE), se ha vuelto de uso común entre las empresas privadas en Nicaragua y los otros países de la región.

Programas enfocados en aspectos como la reducción del impacto medio ambiental, nutrición, relaciones con la comunidad donde laboran, son algunos de los aspectos en los que las empresas enfocan sus políticas de RSE.

Sin embargo, como señala Elena Lacayo de Alfaro, presidenta de la organización Integración Centroamericana por la Responsabilidad Social Empresarial (Integrarse), una dependencia que tiene presencia a nivel regional, “todavía hay muchas personas que tienen la mala concepción que este tipo de acciones son medidas que realizan las empresas para tratar de lavarse la cara por aspectos negativos”.

IMPACTO DENTRO Y FUERA DE LAS EMPRESAS

Lacayo es enfática en señalar que el impacto que generan estos programas se miden en escenarios a lo interno y externo de las empresas.

“En este sentido, el primer compromiso de las empresas está referido a sus trabajadores, al bienestar que estos puedan experimentar, y en lo concerniente al exterior, los escenarios en los que mayor impacto generan este tipo de políticas están enfocados a aspectos como educación o la salud de los beneficiados”, explicó Lacayo.

Según cálculos de Integrarse, 600 empresas de la región ejecutan programas de RSE.

Según la directiva, en los últimos años en la región las empresas privadas han enfocado sus distintos programas en áreas de gran relevancia para ellas y las sociedades en las que se implementan.

“Existe una coincidencia entre lo que las empresas desarrollan y las necesidades de las sociedades en las que se efectúan estos esfuerzos y estos estarán planificados en dependencia del grado de avance y compromiso que este tipo de acciones tengan en los distintos países”, agregó la presidenta de Integrarse.

DIFERENTES PROGRAMAS

Lacayo menciona que a nivel regional en un primer momento Costa Rica estuvo al frente en el impulso de programas de RSE dentro de las grandes empresas, sin embargo poco a poco esto fue extendiéndose hacia los demás países del istmo, ya no solo enfocados en las empresas más grandes, también entre las pequeñas y medianas empresas.

“Al punto que en la actualidad en cada uno de los países existen programas vinculados a escenarios de impacto ambiental, derechos humanos, desarrollo laboral o nutrición en la niñez, los cuales en muchas ocasiones complementan los esfuerzos que implementa el Estado”, sostiene Lacayo.

Según la directiva, durante 2013 Integrarse efectuó un estudio para medir el impacto que las políticas de RSE están teniendo en El Salvador. Lacayo sostiene que en ese país los programas de RSE de las distintas empresas invierten un total de 633 millones de dólares anualmente.

“Esfuerzos similares para medir este impacto se han hecho en otros países de la región, pero para este año estaremos compartiendo esta metodología de investigación para tener referencia el impacto que estos programas de RSE estén representando en el istmo”, dijo Lacayo.

NICARAGUA HACE LO SUYO

Carlos Reynaldo Lacayo, presidente de la Unión Nicaragüense para la Responsabilidad Social Empresarial (UniRSE) destacó que en Nicaragua, este tipo de esfuerzos mueve 500 millones de dólares al año, siendo el sector educativo en el que más esfuerzos se hace.

Durante 2011, la Fundación Internacional para el Desafío Económico Global (Fideg), realizó un estudio denominado “Impacto de las prácticas de Responsabilidad Social Empresarial en beneficio de la sociedad nicaragüense”, efectuado en cuatro departamentos del país: Managua, León, Estelí y Chinandega.

El estudio señala que en Nicaragua las prácticas sobre RSE son recientes y no se cuenta con un inventario de empresas que las tengan reguladas. “Las actividades de apoyo a la comunidad por parte de las empresas están enfocadas al sector educación, a la infraestructura y salud, entre las principales; se realizan en a las comunidades cercanas a la empresa”, se lee en el documento.

Gobernabilidad, laboral, consumo, proveedores, comunidad, medio ambiente y género son los principales indicadores en los que las empresas locales efectúan sus programas, señala el estudio.

 Autor: Humberto Galo Romero

Fuente: http://www.laprensa.com.ni/

Otras Fuentes

http://sirse.info
A través de "Otras fuentes" publicamos artículos relacionados de otros medios, notas de prensa, o artículos de usuarios no registrados en sirse.info
Otras Fuentes
Categorias: Costa Rica, General, Nicaragua

Escribir Comentario

<