Las empresas españolas ante la agenda 2030

Las empresas españolas ante la agenda 2030

Cumplir con los Objetivos de Desarrollo Sostenible no solo es tarea de los gobiernos: la directora general de la Red Española de Pacto Mundial analiza cómo el tejido empresarial puede ayudar a alcanzarlos.

La sede de Naciones Unidas en Nueva York acoge estos días el Foro Político de Alto Nivel sobre Desarrollo Sostenible (HLPF, por sus siglas en inglés). Un encuentro imprescindible para nuestro futuro como sociedad, pues persigue el seguimiento y la revisión de la Agenda 2030, una hoja de ruta global que fija los objetivos de la comunidad internacional en el periodo 2016-2030 para erradicar la pobreza y favorecer un desarrollo sostenible e igualitario.

Tal y como recoge la propia resolución por la que se aprobó este documento, la consecución de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) que establece y de las 169 metas en los que se desgranan está ligada a la participación de múltiples agentes: no solo las Administraciones Públicas en todos sus niveles –nacional, regional y local–, sino también de sindicatos, ONG y sector privado. Es decir, el desarrollo a largo plazo necesita de la implicación de todos los actores, no solo los políticos sino también los sociales y, por primera vez en la historia, las empresas. Por este motivo, el tejido corporativo español tiene un papel fundamental en el examen voluntario de nuestro país ante el HLPF.

«El 82% de las compañías españolas afirma estar trabajando en los ODS, aunque solo el 69% reconoce conocerlos»

En este clima colaborativo y de acción conjunta, la Red Española de Pacto Mundial ha jugado un rol fundamental. Tras la creación en septiembre del año pasado del Grupo de Alto Nivel para la Agenda 2030, recibimos la petición del Ministerio de Asuntos Exteriores de ser facilitadora del diálogo con el sector privado analizando cómo las empresas de nuestro país están ya trabajando en los ODS. Como la Red Local con mayor número de firmantes, contamos con una dilatada experiencia en esta materia. Por ello, partiendo de una encuesta en la que participaron más de 1.300 grandes empresas, pymes y micropymes, hemos elaborado un informe cuyas conclusiones son una parte fundamental de nuestra evaluación como país. Se trata de un trabajo que también ha contado con la implicación de la Asociación Española de Asociaciones (AEF), la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), la Confederación Empresarial Española de la Economía Social (CEPES), El Club de Excelencia en Sostenibilidad, Corporate Excellence, la Asociación de Directivos de RSE (DIRSE), Forética, Seres y Spainsif. ¿Cuáles son las claves de este estudio?

En primer lugar, el 69% de las empresas consultadas conocen los ODS, lo que supone el primer paso para trabajar en la consecución de sus logros. No obstante, esto no es suficiente, pues resulta necesario que integren en su núcleo de negocio factores y acciones vinculadas a la Agenda 2030. Un ámbito en el que nuestro país goza de buena salud, pues el 82% de las compañías afirma estar trabajando en este territorio a través de, por ejemplo, el fomento del trabajo en igualdad de condiciones o la adopción de medidas contra el cambio climático. En este sentido, llama la atención el hecho de que una parte de nuestro tejido industrial trabaje en ODS a pesar de no conocerlos. Una realidad que nos habla de luces y sombras: la luz, la idoneidad y legitimidad de estos Objetivos; la sombra, la necesidad de seguir insistiendo en su difusión. En cualquier caso, las empresas españolas reconocen a los ODS como un marco esencial para el conjunto del sector y hacen hincapié en la importancia de fomentar el liderazgo empresarial, las nuevas soluciones innovadoras y la construcción de alianzas como elementos fundamentales para lograr una implementación eficaz de la agenda a nivel nacional.

«Los Objetivos más trabajados por las empresas son el 5, el 3 y el 8; los menos, el 11, el 2 y el 14»

 

 

Por otro lado, cabe señalar que el sector privado siente que tiene un papel relevante de cara a la implementación de la Agenda 2030. Los Objetivos más trabajados son el 5, el 3 y el 8; es decir, aquellos que hacen referencia a la igualdad de género, la salud y el trabajo decente. En el otro lado de la balanza, los menos trabajados son el 11 sobre las ciudades, el 2 de hambre cero y el 14 relativo a la vida marina. Un dato, este último, que llama la atención si tenemos en cuenta el peso en nuestro país de la industria marina y que adquiere más trascendencia si tenemos en cuenta que, si seguimos a este ritmo de consumo, en 2050 habrá en nuestros océanos más plástico que peces. Urge, pues, la acción en este ámbito.

Otro input arrojado por la encuesta es la confirmación de que los ODS impactan de forma positiva sobre las compañías que alinean sus estrategias corporativas con ellos. De hecho, el 70 % de las empresas participantes considera que los ODS les ayudan a mejorar la relación con sus grupos de interés y el 68% afirma que el trabajo hacia la Agenda 2030 mejora la reputación corporativa. Además, un 45% cree que ofrecen la oportunidad de encontrar nuevas modalidades de negocio o segmentos de clientes. Es decir, la simbiosis de negocio y desarrollo sostenible no solo es viable, sino necesaria.

«El sector privado ha demostrado jugar un rol protagonista y ejemplar en la puesta en marcha de medidas cimentadas en los ODS»

Pero, además de elaborar un estado de la cuestión, uno de los puntos fuertes de este informe es que establece una hoja de ruta para acelerar el ritmo de implementación de los ODS. Así, las empresas españolas invitan a las Administraciones Públicas a llevar a cabo una serie de acciones comunes. Por ejemplo, la elaboración de una Estrategia Nacional de Desarrollo Sostenible, así como la adopción de políticas y marcos legales estables orientados a él. O la importancia de poner en marcha de campañas que ayuden a conocer los Objetivos no solo en el sector empresarial sino en el conjunto de la ciudadanía. Otras demandas igualmente relevantes son la inclusión en los procesos de contratación pública de criterios sostenibles o la creación de espacios de diálogo y colaboración entre todos los agentes de la sociedad.

Más allá de datos, compromisos y demandas, lo realmente importante es que la Agenda 2030 es ya una realidad en nuestro país gracias a la implicación de todos los estamentos sociales. El sector privado, por su influencia sobre la capacidad económica de un país, ha demostrado jugar un rol protagonista y ejemplar en la puesta en marcha de medidas cimentadas en los ODS. Una realidad que seguiremos impulsando desde la Red Española de Pacto Mundial y que será uno de los puntos más reconocidos del examen que, sin duda, pasaremos de manera favorable.

(*) Isabel Garro es directora general de la Red Española de Pacto Mundial.

Fuente: https://ethic.es

Otras Fuentes

Otras Fuentes

http://sirse.info
A través de "Otras fuentes" publicamos artículos relacionados de otros medios, notas de prensa, o artículos de usuarios no registrados en sirse.info
Otras Fuentes
Categorias: España, Noticias

Escribir Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.
Campos Obligatorios*