Los retos de la responsabilidad social empresarial en Colombia

Los retos de la responsabilidad social empresarial en Colombia

Para que la responsabilidad social empresarial genere un impacto significativo en la sociedad, debe cumplir ciertos criterios: estar a tono con la realidad del país, escuchar las necesidades de las comunidades, hacer alianzas y, sobre todo, comprometerse con acciones a largo plazo.

La cuestión es ¿cumplen las empresas colombianas con estos criterios? Según datos de la Asociación Nacional de Empresarios de Colombia (ANDI), para la mayoría de los afiliados (62 %) la información propia es el principal insumo para planificar sus proyectos de responsabilidad social empresarial.

Contrario a lo sugerido, solo el 35 % tiene como estrategia principal dialogar con la comunidad y un 11 % se basa en estudios especializados sobre qué aspectos requieren más inversión o con relación la comunidad que se beneficiaría.

“La responsabilidad social empresarial es la capacidad de una empresa para escuchar, atender, comprender y satisfacer las legítimas expectativas de los diferentes actores que contribuyen a su desarrollo, orientando sus actividades a la satisfacción de las necesidades y expectativas ”, indica el autor español Miguel Ángel Gallo, reconocido por sus libros sobre el sector empresarial.

El concepto de Gallo recalca la importancia de trabajar de cerca con las comunidades para identificar sus carencias y garantizar que la gestión social no se haga desde los deseos de los directivos de las empresas, para que el impacto sea real.

No es un asunto de imagen

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), señala que “en América Latina, y de acuerdo con los sondeos de opinión tanto regionales como nacionales, hay una coincidencia respecto a la causa principal por la que las empresas incorporan políticas de responsabilidad social empresarial: fundamentalmente por razones de imagen corporativa”.

Sin embargo, las cifras de la ANDI indican que las principales motivaciones que las empresas mencionan para sus inversiones sociales son la preocupación por la justicia social y desarrollo humano (51 %), la atracción, motivación y retención de talento humano (31 %), y su estrategia de relacionamiento con los grupos de interés (22 %).

El seguimiento es fundamental

Construir programas con resultados a largo plazo hace parte del compromiso que debe asumir el sector privado en pro de la sociedad, para lo que el seguimiento y el análisis de indicadores es indispensable.

Pero en el país, una gran parte de las empresas con proyectos de responsabilidad social no llevan un seguimiento riguroso de su gestión. Alrededor del 30 % de los afiliados a la ANDI no cuentan con información pública sobre sus programas de responsabilidad social o no tienen uno y esto podría a deberse a que la ley no los obliga a hacerlo.

“Las empresas no están obligadas a utilizar sistemas contables estandarizados para presentar sus resultados, lo que dificulta la transparencia de la información (…) A mayor vínculo con los mercados internacionales, mayor es su preocupación por otros factores ‘ajenos al negocio’ (respeto de estándares internacionales laborales, cumplimiento de acuerdos multilaterales medioambientales vinculados al comercio, etc.)”, destaca la Cepal.

Además, la comisión explica que la responsabilidad social se da de manera más “natural” dentro de las grandes empresas porque sus estructuras de gestión son más desarrolladas y sus sistemas de contabilidad son estandarizados, lo que les permite introducir en sus cuentas la medición de las variables sociales y ambientales de su negocio. Además, el suministro de información es más homogéneo, algo que facilita el monitoreo de los programas.

Las empresas también ganan

Aunque la motivación tras la responsabilidad social empresarial y la forma cómo esta se planifica no debe regirse por los beneficios que conseguirá la organización, sí es cierto que la gestión social seria y responsable rinde frutos incluso más importantes que las ganancias.

Entre ellos están los beneficios tributarios que ofrece el Gobierno para incentivar la gestión social desde el sector privado.

Además, el Sistema Iberoamericano de Responsabilidad Social Empresarial (Sirse) indica que son cada vez más los inversionistas que valoran los índices internacionales de la gestión social y la sustentabilidad al momento de decidir dónde invertir.

“El hecho de que una empresa sea catalogada como responsable en el ámbito social puede favorecer su cotización y aportarle beneficios el momento de solicitar un préstamo o cotizar en la bolsa”, de acuerdo con Sirse.

La satisfacción de los empleados y la publicidad positiva son otras de las ventajas para las empresas socialmente responsables.

Fuente: https://www.eluniversal.com.co/

Otras Fuentes
Categorias: Iberoamérica, Noticias
Tags: Colombia, Retos, RSE

Escribir Comentario

<