¿Por qué realizar un Compromiso Político de Derechos Humanos en mi empresa según los Principios de Ruggie? y, ¿Cómo hacerlo?

¿Por qué realizar un Compromiso Político de Derechos Humanos en mi empresa según los Principios de Ruggie? y, ¿Cómo hacerlo?

Los Principios Rectores sobre las Empresas y los Derechos humanos (DDHH) del marco de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para “proteger, respetar y remediar” (o principios de Ruggie) consisten en un total de 31 principios: los primeros 10 principios de refieren al deber del Estado de proteger los derechos humanos, los siguientes 14 principios (Principio 11 al Principio

  • se refieren a la responsabilidad de las empresas de respetar los derechos humanos y los últimos 7 principios (Principio 25 al 31) establecen los mecanismos de reparación para las víctimas.

Los Principios Rectores sobre las Empresas y los Derechos humanos (DDHH) del marco de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para “proteger, respetar y remediar” (o principios de Ruggie) consisten en un total de 31 principios: los primeros 10 principios de refieren al deber del Estado de proteger los derechos humanos, los siguientes 14 principios (Principio 11 al Principio 24) se refieren a la responsabilidad de las empresas de respetar los derechos humanos y los últimos 7 principios (Principio 25 al 31) establecen los mecanismos de reparación para las víctimas.

Como lo mencioné en mi anterior publicación, el Principio 12 menciona los DDHH mínimos: Carta Internacional de DDHH y los principios relativos a los derechos fundamentales establecidos en la Organización Internacional del Trabajo; y el Principio 15 que fija la referencia preliminar para cumplir con la responsabilidad de las empresas de respetar los DDHH con: 1. un compromiso político; 2. un proceso de debida diligencia en DDHH y 3. unos procesos que permitan reparar todas las consecuencias negativas sobre los DDHH  que hayan  provocado o contribuido a provocar.

El Principio 16 establece una enumeración minuciosa de lo que tendría que tener esa declaración de responsabilidad a través de un compromiso político de la empresa que:

  1. sea aprobada al más alto nivel directivo de la empresa;
  2. se base en un asesoramiento especializado interno y/o externo;
  3. establezca lo que la empresa espera, en relación con los derechos humanos, de su personal, sus socios y otras partes directamente  vinculadas con  sus  operaciones, productos o servicios;
  4. se haga pública y se difunda interna y externamente a todo el personal, los socios y otras partes interesadas; y,
  5. quede reflejada en las políticas y los procedimientos operacionales necesarios para inculcar el compromiso asumido a nivel de toda la

Según el documento, “Puesta en práctica del marco de las Naciones Unidas para proteger, respetar y remediar de la Oficina del Alto Comisionado de Derechos Humanos de la ONU (2011)”, el término declaración se utiliza de forma genérica en referencia a cualquier medio que elija la empresa para dar a conocer públicamente sus responsabilidades, compromisos y expectativas. El nivel de conocimientos especializados necesarios para formular una declaración política variará según la complejidad de las operaciones de la empresa.

Sin embargo, uno podría preguntarse, ¿por qué es necesario poner en práctica políticas y procesos de DDHH si los Principios de Ruggie sólo exigen a las empresas RESPETAR los derechos fundamentales? En este sentido, otro documento del Alto Comisionado de DDHH de la ONU, “La responsabilidad de las empresas de respetar los derechos humanos: guía para la interpretación (2012)” señala que respetar los DDHH no es una responsabilidad pasiva: exige acción por parte de las empresas. Es relativamente fácil para una empresa decir que respeta los DDHH, e incluso puede creer genuinamente que lo hace. Sin embargo, para que esa afirmación tenga legitimidad es necesario que la empresa sepa, y pueda demostrar, que respeta los DDHH en los hechos. Lo anterior aumenta la capacidad de la empresa para procurar no verse implicada en la violación de los DDHH por terceros, algo que puede hacer aumentar sus propios riesgos.

El punto 3 del Principio 16 es fundamental, el Compromiso Político de Derechos Humanos de una empresa debe ser consensuada con todos sus Grupos de Interés. Es decir, no puede ser una declaración unilateral por la gerencia de la organización. Una buena medida que están realizando las empresas es la colocación de cláusulas acerca del respeto de los DDHH en los contratos con los socios comerciales y/o proveedores sirviendo de base para auditorías y para tomar decisiones sobre ulteriores relaciones comerciales.

El punto 4 del Principio 16 también es primordial para la puesta en práctica de la declaración de responsabilidad de respeto de los DDHH de las empresas. En efecto, lo que deberían preguntarse las organizaciones sería, ¿de qué manera podrían comunicar públicamente su compromiso político, considerando los diferentes procederes en que los stakeholders acceden a la información?

Algunos de los beneficios de establecer una política de DDHH según la “Guía de implantación de los principios rectores sobre empresas y DDHH de la Red Española del Pacto Mundial (2017)” son,

  1. Proporcionar las  bases  que  permitirán  incorporar  el  resto  de  DDHH  en  todas  las actividades empresariales;
  2. Responder las expectativas de los grupos de interés,
  3. Detectar fallos en la operación de políticas, e iniciar un proceso que alerte a la empresa respecto a nuevos ámbitos de riesgo,
  4. Aumentar la confianza de los grupos de interés y comenzar a comprender y a atender sus requerimientos
  5. Promover el aprendizaje del desarrollo interno, la gestión del talento y el

En fin, según la Guía de interpretación citada (2012), un Compromiso Político de Derechos Humanos en las organizaciones demuestra, tanto dentro  como  fuera  de  la empresa, que  la administración entiende que se trata de una norma mínima que confiere legitimidad a la realización de sus actividades empresariales.

Por Glenda Ecker

Glenda Ecker

Glenda Ecker

Socia de EckeRS Consultores en Responsabilidad Social. Auditora de la Norma SA 8000 at Eckers Consultores
Co-fundadora de EckeRS Consultores en Responsabilidad Social. Auditora de la Norma SA 8000. Abogada Universidad de Buenos Aires, especializada en Derechos Humanos, Derecho Internacional y Open Justice. Magíster en Asuntos Internacionales (Externado, Columbia y Sciences Po). Trabajó en la Corte Interamericana de Derechos Humanos en Costa Rica, en CIPPEC en Buenos Aires y publicó un libro sobre Malvinas.
Glenda Ecker
Categorias: Opinión

Escribir Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.
Campos Obligatorios*