Se suspende la COP26 debido a la pandemia del COVID-19

Se suspende la COP26 debido a la pandemia del COVID-19

El Bureau que dirige la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) anunció que la COP26 se pospone para 2021, aún sin fecha determinada. La reunión, de la que se esperan consensos para impulsar la acción contra el cambio climático, iba a tener lugar en Glasgow, Escocia, en noviembre próximo.

El día miércoles 1 de abril se realizó la primera reunión del año del Bureau de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) en medio de una pandemia que ha dejado en la incertidumbre al ecosistema internacional de acción climática.

La reunión virtual, bajo la presidencia chilena, que se extiende durante este año hasta la COP26, incluyó a los 12 miembros del órgano de gobierno que representan a todas las geografías del planeta. A solicitud de Reino Unido, el Bureau tomó la decisión de suspender las actividades relacionadas con las negociaciones este año.

Como primer anuncio, se estableció que la reunión de los órganos subsidiarios de la Convención Marco (CMNUCC) que se iba a realizar en Bonn, Alemania, en junio próximo, se postergue para octubre. En este evento de medio término los órganos subsidiarios avanzan en las negociaciones técnicas y allanan el terreno para la conferencia, por lo que su realización es clave para el avance de negociaciones.

En conversación con ComunicarSe, Andrés Landerretche, coordinador de la Presidencia de COP25 desde el Ministerio de Medio Ambiente, describió la decisión tomada por la Convención:

“La conferencia de los Órganos Subsidiarios se realizará en octubre, siempre bajo revisión del contexto ante la pandemia. Sabemos que si se corre nuevamente esta sesión intermedia, terminará retrasándose todo porque las negociaciones intermedias son clave para la PreCop que organizará Italia y la COP26 en Glasgow”.

Landerretche agregó que el Gobierno del Reino Unido llevará adelante consultas con los países de la Convención para analizar la viabilidad de la COP y poder fijar una fecha concreta. “Por el momento, es apresurado fijar la fecha en este contexto de incertidumbre y con las perspectivas de rebrotes en Europa. Todos estuvieron de acuerdo de posponer la conferencia y que sería apresurado poner una fecha fija. El primer paso es garantizar la conferencia intermedia en Bonn en octubre”

Con el paso de las semanas y el recrudecimiento de la pandemia, el Reino Unido —que también deberá sede del G7— se vio presionado a confirmar la realización de la COP26. Pero en el contexto de los últimos días, cuando el gobierno escocés anunció que el espacio destinado a la COP26 – el SEC Arena —será convertido en un hospital de campaña, el gobierno solicitó al bureau de la Convención considerar la suspensión de la conferencia.

¿Es posible realizar una COP26 vía teleconferencia?

Andrés Landerretche no dudó en declarar que es imposible llevar adelante las negociaciones climáticas a través de mecanismos virtuales y a distancia.
“Todos los miembros del Bureau estuvieron de acuerdo en que las negociaciones virtuales no serán posibles, quizás si algunas reuniones de comités de pocas personas, pero las negociaciones involucran a más de 190 países y vemos inviable realizarlas a distancia. Las negociaciones son muy fluidas, requieren conversaciones en pasillos para establecer frentes de negociación, esto es imposible hacerlo de manera virtual”.

Además, agregó que durante la reunión del 1 de abril hubo una petición de algunas partes que pidieron considerar que existen delegaciones que tiene una gran brecha tecnológica que los ubicaría en una condición de desventaja en las negociaciones.

Por su parte, Marcelo Mena, exministro de Medio Ambiente de Michelle Bachelet y ex funcionario de la cartera climática del Banco Mundial, propuso que esta crisis podría ser una oportunidad para cuestionar y modificar el sistema de negociación de Naciones Unidas y hacerlo más transparente.

“Existen precedentes del uso de la tecnología para llevar adelante procesos como, por ejemplo, las negociaciones relacionadas al principio 10 del Acuerdo de Escazu. Estas fueron transmitidas en tiempo real por medios digitales, con participación de ONG en mesas de negociación y transparencia en los procesos. Esto nos muestra que tal vez es posible cambiar los estándares de negociación y hacerlos más transparentes. Hoy el mundo está sumido en una alta desconfianza y en ese sentido nada mejor que ser transparentes y que todos escuchen y expongan abiertamente sus posiciones. Quizás se haga evidente las posturas negacionistas y permitan salir del inevitable bilateralismo, las negociaciones a puerta cerrada y los secretos en las COPs”.

La exigencia de presentar nuevas NDC seguirá firme este 2020

Le consultamos a Andres Landerretche si se postergará el plazo para que los países presenten las actualizaciones y nuevas Contribuciones Determinadas a Nivel Nacional (NDC, por sus siglas en inglés) este 2020. El coordinador de la presidencia de la COP25 sostuvo que el plazo se mantiene aunque reconoció que por la pandemia es posible que los países desvíen la atención a la crisis sanitaria y económica.

Se destaca que el gobierno de Chile confirmó que avanza en la tarea de presentar la actualización de sus NDC este año. Más información en este link.

El rescate de la pandemia como oportunidad para el financiamiento climático

Frente a una conferencia suspendida, la atención ahora comienza a centrarse en los multimillonarios paquetes de estímulo que los gobiernos están desplegando ante la pandemia, y aquellos que desplegarán para rescatar las economías de cada país. La pregunta es: ¿cómo lograr que estas inversiones aporten a la lucha climática?

Al respecto, Marcelo Mena destacó la oportunidad para los actores del ecosistema de negociación de la COP de vincular los esfuerzos para movilizar financiamiento climático con las reactivaciones económicas frente a la pandemina.

“La discusión de la COP a veces se focaliza en robustecer el fondo verde del clima, pero hay una capacidad enorme de movilización del sector financiero que es mucho mayor de lo que puede abarcar este fondo. Por ejemplo, los bancos multilaterales han entregado alrededor de 40 a 50 mil millones de dólares de financiamiento climático y el sector privado está en torno a 500 mil millones de dólares al año. Más de 50 bancos centrales manejan el 50% del PIB global en activos financieros que podrían dirigirse a acción climática y es más potente el impacto de lo que significaría financiar el fondo verde”.

Reacciones de la sociedad civil ante la suspensión

Andrew Steer, Presidente y CEO del Instituto de Recursos Mundiales (WRI por sus siglas en inglés):

“Cambiar el momento de la cumbre climática de la ONU fue sin duda una decisión difícil, pero también es la correcta (…) Ante una emergencia de salud y la crisis climática, no podemos darnos el lujo de abordar uno u otro. Debemos hacer las dos cosas. La pandemia de COVID-19 sirve como un recordatorio trágico de que los riesgos globales requieren una acción colectiva”.

Jennifer Morgan, Directora Ejecutiva de Greenpeace Internacional:

“La respuesta al Covid-19 tiene que ser resiliente para nuestra salud y el clima. El objetivo de los gobiernos ahora es cuidar de sus ciudadanos, estabilizar y reconstruir, y deben hacerlo de forma que se cree un mundo justo y seguro para el clima, porque la salud del medioambiente y nuestro propio bienestar dependen unos de otros. La suspensión de la COP26 debería hacer que los gobiernos redoblen sus esfuerzos para asegurar un camino verde y justo para manejar esta crisis sanitaria y la emergencia climática. Volver al ‘business as usual’ es completamente inaceptable: esta pandemia muestra que hay enormes lecciones que aprender sobre la importancia de escuchar a la ciencia y la necesidad de una acción mundial colectiva urgente”.

Manuel Pulgar-Vidal, responsable de clima y prácticas energéticas del fondo internacional WWF:

«En estas circunstancias, la decisión de posponer la COP26 era inevitable. Nuestra prioridad colectiva debe ser anteponer la salud. Pero la acción climática debe seguir siendo una prioridad global no negociable. Eso significa que también debemos centrarnos en crear oportunidades de trabajo bajas en carbono y aumentar la capacidad de recuperación económica y ecológica de nuestras sociedades. Esto significa que los países deben continuar su trabajo para aumentar la ambición de abordar la crisis climática de una manera socialmente justa, descarbonizando las economías y los sistemas energéticos, aumentando las soluciones basadas en la naturaleza y abordando la agricultura y la deforestación insostenibles, incluso a través de cualquier esfuerzo de recuperación económica. Es especialmente vital que los países alineen todos los paquetes de recuperación y estímulo con la ciencia climática”.

Fuente: https://www.comunicarseweb.com/

Otras Fuentes
Categorias: Medio Ambiente, Noticias
Tags: COP26, COVOD19

Escribir Comentario

<