Tendencias de la universidad del futuro

Tendencias de la universidad del futuro

Vamos a la universidad a formarnos, pero el camino del aprendizaje no se para allí. Las nuevas tendencias del sector de la educación superior nos muestran que, a partir de ahora, el aprendizaje tiende a ser una etapa que nos acompañará toda la vida. Grandes universidades ya están elaborando mapas donde establecen las fases del recorrido que van a emprender con cada alumno. Y esto no se acaba con un diploma final.

A continuación os mostramos algunas de las conclusiones que extrajimos del BUR 2018, el congreso de reputación de universidades que organiza la Universidad de Navarra y que, en esta ocasión, tuvo lugar en el edificio alumni de su nueva sede en la capital. La elección del nombre no es aleatoria; la universidad quiere agradecer a sus antiguos alumnos su implicación y trayectoria. Precisamente, el BUR se centró en la figura del alumni como gestor de la reputación de la universidad.

Durante los tres días que duró el congreso, muchas fueron las personalidades que se reunieron allí. Entre ellos, nuestro CEO, Ángel Alloza, que colaboró en la presentación de las conclusiones. Sin embargo, aquí os vamos a hablar de tendencias. Y, por ello, nos vamos a focalizar en la serie de recomendaciones que realizó Bert van der Zwaan, Presidente de Liga de Universidades de Investigación Europeas desde el 2016. Bert se tomó un año sabático tan solo para captar las novedades e innovaciones que se estaban implementando en el terreno de la educación superior a lo largo y ancho del mundo. Aquí os resumimos los puntos más importantes de su ponencia:

  1. Las matrículas van a subir, y esto va a crear una brecha social preocupante. Los gobiernos no tienen dinero para los sistemas de educación superior, y existe una parte de la sociedad que no puede pagarse el acceso a la universidad. Esto afecta a la política, como evidenciamos en la votación sobre el Brexit, donde la brecha se evidenció a través de los datos. Esta desproporción comenzó tras la crisis financiera, que no se ha superado aún. Hay gente que se ha quedado fuera del sistema y que no se ha recuperado. Y este es el sustrato que nos ha conducido al clima de la posverdad.
  2. La guerra por el talento ha comenzado. Si se quiere ser líder dentro de la comunidad académica, se tiene que participar en ella. No solo hay que fijarse en las universidades americanas, sino también en las orientales. Este fenómeno ya ha llegado a Asia, sobre todo en las áreas técnicas y médicas.
  3. Se van a establecer focos de conocimiento alrededor del mundo donde estará la investigación más avanzada. Si mapeamos dónde van a estar los grandes centros de conocimiento, veremos que las grandes metrópolis habrá varios focos, lo que establecerá un sistema de conocimiento por zonas, como en EE.UU. Hay muchos sitios en Europa donde podría situarse ese zoco de conocimiento, como Holanda, sur de Alemania o Suiza.
  4. La universidad será personalizada. El estudiante se verá mejor adaptado al mercado laboral a través de la personalización. Los módulos online desbloquearán la paquetización de las universidades.
  5. La agenda de investigación de la universidad la establecerá la sociedad. Los problemas sociales son grandes, y se está debatiendo sobre el poder de las universidades para participar en ellas. Así, contribuirían directamente a la sociedad. Si no nos preocupan los problemas de allá afuera, las universidades desaparecerán en cinco años. El futuro será de la universidad cívica, aquella que habla con la sociedad y se ocupa de lo que necesita.
  6. El conocimiento está en todas partes, pero la creatividad con la que se usa es lo crucial. Es importante que los estudiantes se hagan ellos las preguntas correctas, no que memoricen lo que ya está en todas partes. La educación digital todavía está en la parte de transmitir conocimiento; pero debe basarse en preguntas, en un modelo formativo.
  7. Hay que invertir con visión de futuro. La mayor inversión que han hecho las universidades es en el proceso digital, pero no todos saben utilizarla bien. Hay que centrarse en el modelo educativo. Además, la universidad no debe invertir tanto en hacer sedes y nuevos edificios, ya que la digitalización va a permitir un aprendizaje fuera de las aulas. El modelo de negocio va a ser distinto.
  8. La investigación va a cambiar en la línea de conocimiento interdisciplinar. Debemos encontrar la manera de aunar investigación y mercado laboral. La idea de la universidad de crear especialistas no está alineada con los perfiles interdisciplinares que piden las empresas.

Estas conclusiones nos acercan al futuro de las universidades, pero también a nuestro presente como alumnos y alumni de centros de prestigio. Se debe potenciar ese punto de vista cívico y comprender que los modelos ya están cambiando. Solo asumiendo este cambio desde el principio lograremos hacer grandes cosas en nuestro tiempo (y en el futuro).

Fuente: http://blog.corporateexcellence.org

Otras Fuentes

Otras Fuentes

http://sirse.info
A través de "Otras fuentes" publicamos artículos relacionados de otros medios, notas de prensa, o artículos de usuarios no registrados en sirse.info
Otras Fuentes
Categorias: RSU

Escribir Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.
Campos Obligatorios*