Tu ropa no es sustentable… si es fast fashion

Tu ropa no es sustentable… si es fast fashion

Un informe destaca que la moda rápida está generando cantidades crecientes de desperdicio de ropa, y que el 87% del material de la ropa se incinera, se deposita en vertederos o se vierte en la naturaleza.

Hace años, la escritora británica Virginia Woolf afirmó: “Aunque pareciera una banalidad, dicen que la ropa tiene otro objetivo más allá de mantenernos cálidos. Cambia nuestra visión del mundo y la visión que tiene el mundo de nosotros”. Y al parecer ella no ha sido la única en pensar así.

Algunos expertos en el tema consideran que la moda es un tema frívolo que da clara cuenta de:

-Las sensibilidades de una época.
-Los factores importantes del cambio social.
-Los estilos de vida dominantes.
-Los estilos particulares en un momento histórico.

Además que no es un asunto individual, es un fenómeno global que abarca a un gran número de la población. Y esto también sucede en el ámbito medio ambiental. Según un informe titulado Moda Fósil realizado recientemente por la fundación Changing Markets, la moda rápida está generando un impacto realmente negativo en el planeta, lo que se traduce en una afirmación clave:

Tu ropa no es sustentable… si es fast fashion

A continuación te contamos por qué y cómo es que esta industria ha llegado tan lejos.

Fundación Changing Markets

Changing Markets es una fundación que se formó para acelerar y ampliar las soluciones a los desafíos de sostenibilidad aprovechando el poder de los mercados.

Trabajando en asociación con ONG, otras fundaciones y organizaciones de investigación, crean y apoyan campañas que desplazan la participación de mercado de productos y empresas insostenibles hacia soluciones beneficiosas para el medio ambiente y la sociedad.

Esta fundación se dio a la tarea de realizar el estudio Fossil Fashion. La dependencia oculta de la moda rápida en los combustibles fósiles en donde afirma que:

La industria de la moda está alimentando la emergencia climática y la crisis de los desechos a través de su enorme y creciente adicción a las fibras sintéticas hechas de combustibles fósiles intensivos en carbono.

Fossil Fashion revela cuán dependiente es el modelo de producción actual de la industria de la moda de la extracción de combustibles fósiles y cómo esto obstaculiza la transición a una economía verdaderamente circular.

Fossil Fashion: el estudio

Según este informe, la industria de la moda actual se ha convertido en sinónimo de consumo excesivo, una crisis de desechos en forma de bola de nieve, contaminación generalizada y explotación de los trabajadores en las cadenas de suministro globales.

También hay evidencia que muestra que la industria de la moda depende en gran medida del uso de fibras sintéticas baratas, especialmente poliéster para impulsar su insaciable modelo de negocio de moda rápida. Y previene que:

Sin una acción legislativa rápida y radical y una desaceleración considerable, la búsqueda de ropa barata de la moda rápida creará volúmenes insostenibles de desechos y microbios tóxicos, y emitirá más carbono del que el planeta puede manejar. Fossil Fashion, estudio.

¿En dónde radica la problemática?

A principios de la década de 2000, la producción de moda se ha duplicado y se espera que crezca en volumen de 62 millones de toneladas en 2015 a 102 millones de toneladas en 2030, lo que representa un valor de $ 3,3 billones.

Gran parte de este crecimiento tiene sus raíces en el consumo descontrolado:

Estamos comprando más ropa que nunca, usándola menos y creando enormes pilas de desechos textiles, la mayoría de los cuales terminan en el vertedero o se queman en incineradores tóxicos. Fossil Fashion, estudio.

Además de otros factores como la dependencia de los combustibles fósiles.

La dependencia de los combustibles fósiles

La producción de fibras sintéticas baratas no solo permite la moda desechable de baja calidad, sino que también hace que la industria de la moda dependa en gran medida de la extracción continua de combustibles fósiles.

La producción de fibras sintéticas para la industria textil representa actualmente el 1,35% del consumo mundial de petróleo mientras que el escenario energético de BP supone la producción de plástico representará el 95% del crecimiento futuro de la demanda de petróleo. Al mismo tiempo que la Agencia Internacional de Energía (AIE) predice que los petroquímicos representarán hasta el 50% del crecimiento de la demanda de petróleo para 2050 y el 4% del crecimiento proyectado de la demanda de gas.

Si la industria de la moda continúa como de costumbre, en menos de 10 años, casi las tres cuartas partes de nuestros textiles se producirán a partir de combustibles fósiles. Fossil Fashion, estudio.

En 2015, la producción de poliéster solo para textiles fue responsable de emisiones de más de 700 millones de toneladas de dióxido de carbono (CO2) y se proyecta que esto casi se duplique para 2030. Y es que uno de los mayores problemas, según Urska Trunk, gerente de campaña de la Changing Markets Foundation es que:

No muchos consumidores son conscientes de que la moda rápida es una moda fósil. Urska Trunk, gerente de campaña de la Changing Markets Foundation.

¿Podría el reciclaje ser una solución?

Por infortunio, de acuerdo con los datos arrojados, el reciclaje no resolverá los problemas de la moda rápida ni frenará el crecimiento exponencial en el uso de fibras sintéticas, por lo que tu ropa no es sustentable… si es fast fashion.

Actualmente, menos del 1% de la ropa se recicla para hacer ropa nueva, y la proporción de poliéster reciclado está disminuyendo; si bien representó el 14% en 2019, de hecho, disminuirá al 7,9% de la producción total de poliéster para 2030.

Además, prácticamente todo el poliéster reciclado en la ropa no proviene de prendas recicladas, sino de botellas de plástico recicladas.

A este tema se le añade otro menos visible: microfibras.

La problemática de las microfibras

Estos pequeños fragmentos de plástico se desprenden de nuestra ropa cuando la lavamos, la usamos o la tiramos, y se filtran a nuestro cuerpo y al mundo natural.

Las microfibras se encuentran en todos los ecosistemas oceánicos, y un estudio reciente descubrió que el 73% de la contaminación microbiana en las aguas árticas que antes eran vírgenes proviene de las fibras sintéticas que podrían provenir de los textiles.

Aún más grave: se han encontrado microplásticos en las placentas de los niños no nacidos y bebés, afectando el cuerpo humano de maneras que aún no se comprenden completamente.

Dado que las microfibras no se descomponen de forma natural, tendremos que vivir con ellas para siempre.

Esto podría tener consecuencias devastadoras para nuestra salud, pero también carga de manera efectiva a nuestras generaciones futuras con un problema que la industria de la moda rápida tiene las herramientas para resolver.Laura Díaz Sánchez, activista de la Plastic Soup Foundation.

Entonces, si la moda rápida que generalmente consumimos no es sustentable… ¿Cuál es la solución?

El camino a seguir

Según Fossil Fashion y la Fundación Changing Markets, a menos que nos alejemos del modelo de producción de moda fósil, corremos el riesgo de traspasar los límites planetarios en nuestra búsqueda de moda barata.

Seremos totalmente incapaces de hacer frente a las montañas de desechos de ropa que produce el sistema, y ​​la dependencia de los combustibles fósiles contribuirá a niveles catastróficos de cambio climático.

Empero, este es un trabajo en conjunto, la investigación dice que “no podemos confiar en que la industria de la moda aborde este problema por medios voluntarios, especialmente porque nuestra el estudio revela que numerosas iniciativas en el sector de la ‘ropa sostenible’ tratan de presentar al poliéster como más sostenible que los productos naturales”.

Un ejemplo de solución es lo que está haciendo la Comisión Europea: ha anunciado que en 2021 publicará una estrategia integral de la UE para los textiles.

Esta estrategia crea una oportunidad crucial para abordar el impacto global de la moda rápida, al desvincular la industria de la moda de los combustibles fósiles y asegurarse de que la industria cambie a una producción responsable basada en el uso de fibras sostenibles, y desacelerando la producción a través de un interruptor a ropa más duradera con mayores niveles de reutilización y reciclaje efectivo.

Esta no es la primera vez que un estudio revela datos tan escalofriantes respecto al mundo de la moda y afirma que tu ropa no es sustentable… si es fast fashion. Por lo que es urgente que los gobiernos de todo el mundo se comprometan a desarrollar una legislación ambiciosa para el sector textil.

Si deseas conocer el informe completo solo da click aquí.

Fuente: https://www.expoknews.com/

Otras Fuentes
Categorias: Medio Ambiente, Noticias

Escribir Comentario

<