La mitad de las empresas no están preparadas para cumplir con la Nueva Directiva Europea

La mitad de las empresas no están preparadas para cumplir con la Nueva Directiva Europea

Esta es una de las principales conclusiones que se desprende del Estudio de Fullstep – ESG y cadena de suministro. El informe explica que la Nueva Directiva obliga a las grandes empresas a rendir cuentas ante los efectos adversos, tanto reales como potenciales, para los derechos humanos y del medioambiente de sus operaciones, de las de sus filiales y de las de sus socios comerciales.

La Comisión Europea ha implementado una nueva normativa que exige a las grandes empresas rendir cuentas por los efectos adversos, tanto reales como potenciales, sobre los derechos humanos y el medioambiente. Esta obligación abarca no solo las operaciones de las propias empresas, sino también las de sus filiales y socios comerciales, tanto directos como indirectos.

Frente a esta nueva realidad, el 61% de las empresas considera que la Directiva Europea sobre sostenibilidad en la cadena de suministro tendrá un impacto significativo en las actividades tradicionales de compras, cifra que asciende al 76% cuando se trata de la gestión de la base de proveedores. Sin embargo, aún queda mucho por hacer, ya que solo el 57% de las empresas tiene un conocimiento medio-alto de las implicaciones de esta normativa en su actividad de compras y su alcance, según el último estudio de Fullstep, una compañía especializada en digitalización end-to-end, consultoría y outsourcing de la relación de compras y proveedores, garantizando el cumplimiento normativo de ESG.

El estudio revela que solo el 13% de las empresas ha implementado completamente procesos tecnológicos de compras sostenibles. Integrar tecnología al servicio de los objetivos ESG (Environmental, Social, and Governance) se ha convertido en un punto crucial para generar valor, obtener una ventaja competitiva en el mercado actual y asegurar el cumplimiento normativo. Adoptar sistemas que permitan a las empresas establecer un análisis y control completo de sus objetivos será clave para avanzar en el cumplimiento de la normativa. No obstante, la encuesta muestra que solo el 13% de las empresas ha implementado completamente tecnología en sus procesos de compras sostenibles a lo largo de toda la cadena de valor, y apenas un 10% ha digitalizado sus indicadores y análisis (dashboard).

«Las empresas deben controlar la procedencia de los productos, los materiales y procesos de fabricación, así como lo que ocurre una vez que estos son utilizados, entre otras muchas variables. ESG se ha convertido en el segundo punto con mayor peso para los responsables de compras. Las compañías buscan el modelo operativo más eficiente y seguro a través de la mejora continua del área de compras, la implementación de tecnología para la digitalización y automatización de los procesos de aprovisionamiento, cumplimiento y refuerzo de la estrategia ESG del negocio, extendiéndola a la cadena de suministro, y optimización de costes, mejorando de manera sostenible el coste total de adquisición, asegurando la calidad y nivel del servicio. Abordar este reto con responsabilidad y fortaleza no solo contribuirá al progreso social, sino que también beneficiará a las empresas en términos de competitividad, imagen y reputación, cumplimiento legislativo, pérdida de ingresos y rentabilidad, confianza de los inversionistas, y ética corporativa, entre otros», asegura Agustín Ull Montero, director de Consultoría y ESG de Fullstep.»

Fuente: https://diarioresponsable.com/

Categorias: Internacional, Noticias

Escribir Comentario

<